Sandrine Morel de Le Monde comenta en radiocable.com el confliucto con Cataluña y el encuentro entre Artur Mas y Felipe González en el programa “Salvados” de Jordi Évole. La corresponsal considera que fue una manera de mostrar la cerrazón del gobierno central.

Sandrine Morel asegura: “Enseñar a Artur Mas encontrándose con un ex presidente del gobierno socialista es una manera, y creo que por eso también Mas lo aceptó, de decir `nosotros estamos dispuesto a hablar, pero no lo conseguimos con Rajoy´. Y para hablar se ve con un ex presidente en televisión. Es una manera de mostrar la cerrazón del gobierno de España. Verle hablar de este tema con González es no verle hablar con Rajoy.”

Sobre la controversia de la consulta catalana, la corresponsal apunta: “Artur Mas se ha metido en una vía sin salida. No sé cómo va a salir de ella, porque creo que ni ellos piensan que van a realizar ningún tipo de consulta. Porque siempre dicen en un marco legal y no tendrán jamás un marco legal para hacerla. Tampoco hacer una consulta popular  tendría sentido, porque no tendrían la infraestructura para conocer realmente la opinión de los catalanes. Si es una consulta en la que participan el 20% de los catalanes, no sirve para nada. Asi que creo que si no pueden hacer bien la consulta, preferirán no hacerla.”

Pero advierte: “Lo que está haciendo Rajoy, que piensa que sin hacer nada se solucionan los problemas, también es arriesgado. Porque si los que ganan de este inmovilismo son los de Esquerra, van a tener un problema más grande porque son más radicales con el independentismo. Y porque se ve que hay en Cataluña un sentimiento de que no se les quiere escuchar. Y que lo mínimo sería por lo menos esto.” Y menciona como una aportación “interesante que podría hacer mover las cosas” el proyecto de Estado confederado presentado por Susana Diaz.

Sandrine Morel en cualquier caso se muestra convencida de que en la disputa España Cataluña puede haber una salida: “Será complicado que sea una salida en la que todos puedan tener la cabeza alta sin haber renunciado a nada, pero salida puede haber. No me imagino de hecho que no se consiga una solución para este problema. Antes de que llegue el enfrentamiento, hay muchas cosas que se pueden ver que no se han explorado. Quiza la negociación de las balanzas fiscales… es muy complicado, pero lo que veo claro es que nadie ha tirado la toalla.”

Print Friendly, PDF & Email