El plan anunciado por el gobierno para recapitalizar las cajas de ahorros sigue siendo analizado en detalle por buena parte de la prensa internacional. En general los medios extranjeros han recibido favorablemente las medidas propuestas por España para sanar el sistema financiero y destacan que abred la puerta a su nacionalizacion. Aunque algunas valoraciones creen que sigue habiendo muchas incógnitas y que el gobierno ha podido quedarse corto.

Imagen de previsualización de YouTube

El Financial Times destaca los esfuerzos del gobierno español para sanear las cajas pero cree que “sigue habiendo problemas. Primero, el Gobierno está dando demasiado tiempo a las cajas para ampliar capital. Segundo, está infravalorando el coste de la recapitalización y sobrevalorando el número de fuentes de financiación”. Elena Salgado, ministra de Economía, reconoce que se requerirán como mucho 20.000 millones de euros más de los 14.000 ya comprometidos y que serán financiados por inversores privados. Ambas asunciones son optimistas… Sólo cuando los mercados crean que se han constatado todas las pérdidas, ayudarán a retirar a las cajas españolas la respiración asistida”

Les Echos cree que “se cierra el cerco en torno a las cajas de ahorros” pero destcada que “Los analistas consideran que es poco creíble la idea de que las cajas de ahorros ibéricas logren recapitalizarse en los mercados, al menos las que son más débiles”. Y en cuanto al plan de reforzamiento del sistema financiero español, creen que “las preguntas son más numerosas que las respuestas. ¿Conseguirán las cajas de ahorros de aquí al otoño reunir los 20.000 millones de euros necesarios para alcanzar el nivel de capital base exigido por el gobierno? En caso contrario, ¿cuántas de ellas tendrán que ser temporalmente nacionalizadas mediante la entrada en su capital de los fondos públicos de ayuda?”

El Wall Street Journal explica que ??España revisará su normativa bancaria para permitir la nacionalización parcial de sus cajas de ahorros que se encuentran en situación crítica, haciendo que sea posible inyectarles nuevo capital”. El texto de Christopher Bjork habla de un “cambio de estrategia de España, hecho necesario por la confusión de los inversores sobre la configuración de las cajas y el verdadero alcance de sus pérdidas”. Y estima que “haciendo que las cajas funcionen más como bancos tradicionales, el gobierno intenta mejorar la transparencia de estas instituciones que, durante mucho tiempo, tuvieron propiedad y estructuras de gobierno confusas y que dieron mucha menos información financiera que los bancos que cotizan en Bolsa?.

El Handelsblatt titula su crónica “Fuera de la zona de peligro” y el texto que firma Anne Grüttner exploca que “las cajas de ahorro españolas tienen que captar miles de millones de capital adicional. De esta manera, el sector financiero puede volver a manejarse y el país puede retornan a un rumbo estable.” También destaca que “Lo que resulta sorprendente es, ante todo, que toda la crisis de las cajas de ahorro no ha quedado reflejada en absoluto en el mercado de empréstitos. Parece que los inversores se han tranquilizado. Con razón: Incluso el escenario terrorífico de 120.000 millones de euros en concepto de necesidades de capital correspondería únicamente al 11 por ciento del PIB español, con lo que el endeudamiento del Estado subiría así únicamente al 75 por ciento del PIB.?

Le Monde se hace eco del plan de Madrid para “volver a poner orden en las cajas de ahorros. El texto de Sandrine Morel valora las medidas como “muy exigente, su objetivo es ??reforzar la confianza?? y ??eliminar cualquier duda referente a la solidez del sector financiero??.” Habla de la cajas como del “eslabón débil del sistema financiero español por su fuerte exposición a la burbuja inmobiliaria y por su fragilidad estructural, las cajas de ahorro se han sumergido en un complejo proceso de restructuración para reducir el número de 45 a 17 y aumentar así la dimensión de cada una… Próximamente adoptadas bajo forma de decreto ley, las nuevas exigencias fijadas por Madrid, y sobre todo el dispositivo de control con el que están dotadas, podrían restablecer por fin la confianza en la solvencia del sector?.

El New York Times recoge en una crónica de Raphael Minder que “la ministra española de Economía Elena Salgado trató de tranquilizar a los inversores en cuanto a la solvencia del sector bancario español insistiendo en que sus bancos cuentan con una insuficiencia combinada de capital de casi 20.000 millones de euros y que puede ser cubierta con el fondo estatal”. El analisis del diario es que ” sigue habiendo preocupaciones ante las pérdidas del sector bancario relacionadas con el inmobiliario y las cajas tienen una dura tarea por delante para atraer inversores privados en unos momentos en los que hasta a las entidades españolas más sólidas se les han cerrado virtualmente los mercados de capitales?.

The Daily Telegraph creen que “la acción de España en relación con sus cajas ??se queda corta???. El analisis firmado por Ambrose Evans- Pitchard habla de que ??España ha puesto en marcha una nacionalización parcial de sus endeudadas cajas, pero no ha llegado al gigantesco rescate, considerado necesario por algunos expertos, para contener la enconada crisis del país.”Y se hace eco de la valoración del banco RBS Europa que opina que “España está atrapada entre la austeridad en la política fiscal y la profundización de la caída del mercado inmobiliario, que podría culminar en una caída del 40% en el precio de la vivienda, erosionando la solvencia de las cajas.”

La Tribune cree que se abre la puerta a la nacionalización de las cajas. El artículo de Gaelle Lucas considera que “España ha cogido el toro por los cuernos. El gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero decidió incrementar el nivel de capitales propio mínimo del 8%. Nivel que será incluso superior para las entidades que no cotizan en Bolsa, cuyo capital mayoritariamente está en manos de inversores privados y cuya financiación está asegurada por lo menos al 20%.”

Print Friendly, PDF & Email