La decisión del Supremo de absolver al Juez en el caso de la investigación del franquismo es ampliamente recogida por los medios internacionales. Las principales cabeceras destacan que pese a ello, Baltasar Garzón no podrá retomar su carrera a causa de la inhabilitación por el caso Gürtel. Pero muchos apuntan que quienes más pierden en este caso son las víctimas de la represión franquista, ya que el fallo del Supremo respalda la Ley de Amnistia, asi como la reputación de la Justicia española.

Imagen de previsualización de YouTube
[Asi lo ha recogido Euronews]

El New York Times apunta: “El Juez español absuelto de abusar de su autoridad. La decisión del Supremo, tomada por 6 votos contra 1, no está relacionada con la del mismo tribunal del pasado 9 de febrero que declaró a Garzón culpable de ordenar escuchas ilegales. Su inhabilitación provocó masivas protestas y fue condenada por organizaciones pro derechos humanos”. Y recogen la valoración de Reed Brody de Human Rights Watch que asegura: “Garzón no volverá a ser juez, pero no es el auténtico perdedor. Los auténticos perdedores son la reputación de la Justicia Española y aquellos que sabían que podían contar con al menos un juez independiente para aplicar las leyes de derechos humanos”.

El Wall Street Journal asegura: “La Corte Suprema española ha absuelto a Baltasar Garzón de los cargos de abuso de poder en el caso de su investigación de atrocidades en la Guerra Civil. Los magistrados votaron por 6 a 1 desechar los cargos contra el juez. El tribunal dijo que a pesar de que sobrepasó su autoridad y “se excedió en la interpretación de la ley” al investigar las desapariciones en la época de Franco, sus acciones no son prevaricadoras. El Supremo asegura que aunque la “búsqueda de la verdad es necesaria y legítima” con respecto a las atrocidades de la Guerra Civil, tal búsqueda debe ser llevada a cabo por otras instituciones del Estado, no por un juez de instrucción.”

La CNN recoge: “El más famoso juez español absuelto de investigar inapropiadamente los abusos contra los derechos humanos bajo la dictadura de Franco… Los grupos de derechos humanos consideraban que de los tres casos que había contra Garzon este era el más importante. `El Supremo se ha ahorrado a si mismo una mayor vergüenza al rechazar estos cargos enfermizamente aconsejados´ segun Reed Brody de HRW. Estos grupos creen que el amontonamiento de casos fueron una vendetta contra Garzón.”

La revista Time dice: “El tribunal decide que el Juez no hizo nada malo en la investigación de la Guerra Civil. El caso de la Guerra Civil había levantado una tormenta en España, con mucha gente denunciando que Garzón había sido el blanco de sus enemigos políticos en la derecha y los judiciales.”

El Boston Globe recoge: “Un asediado juez superestrella conocido por llevar importantes casos internacionales de derechos humanos ha sido absuelto de sobrepasar su jurisdicción por investigar las atrocidades de la derecha cometidas durante y después de la Guerra Civil Española 1936-1939. Pero el fallo es un consuelo agridulce para Baltasar Garzón, cuya carrera, que en un tiempo fue de altos vuelos, terminó de forma efectiva cuando fue inhabilitado por 11 años tras haber sido encontrado culpable de cargos similares en una investigación de corrupción interna.”

The Guardian explica: “El inhabilitado Juez español escapa a una segunda condena, aunque el tribunal declara que se equivocó al investigar las muertes bajo la dictadura. La decisión llega demasiado tarde para salvar la carrera de Garzón como juez de instrucción ya que el Tribunal Supremo ya le había inhabilitado en otro caso por intervenir las conversaciones entre los abogados y sus clientes en una investigación de corrupción que implica al Partido Popular del primer ministro, Mariano Rajoy. Las víctimas de la sistemática represión del régimen de Franco emergen, sin embargo, como los grandes perdedores en el caso ya que el Supremo respalda la controvertida ley de amnistía española y declara que Garzón se equivocó al abrir una investigación sobre la muerte de 114.000 personas.”

El Financial Times destaca que “Garzón es absuelto de conducta delictiva. En medio de protestas de grupos internacionales de derechos humanos, el Sr. Garzón había sido acusado de desafiar una ley de amnistía de 1977 al continuar investigando crímenes del franquismo. El  caso fue presentado por dos grupos de extrema derecha, a pesar contar con la oposición de la Fiscalía.” Repasan las otras querellas contra el Juez y aseguran que “los tres casos han puesto de manifiesto profundas divisiones en la sociedad española. Abogados españoles y altos funcionarios del gobierno han manifestado su preocupación por la imagen de España y sus tribunales que se ha visto empañada por estos casos de alto perfil llevados contra Garzón y por la forma en que se han cubierto desde los medios de comunicación.”

La BBC apunta: “Garzón, absuelto por la investigación del franquismo. Dos grupos de extrema-derecha habían acusado a Garzón de extralimitarse en sus poderes al tratar de perseguir los crímenes cometidos entre 1936 y 1975. El Sr. Garzón dijo que los crímenes de lesa humanidad no deben ser objeto de una amnistía. Anteriormente este mes, fue suspendido por 11 años al ser declarado culpable de escuchas ilegales. Ahora ha sido absuelto en un caso mucho más controvertido y que tiene claras implicaciones para España y su divisivo pasado.”

Liberation sostiene: “El juez Garzón es absuelto pero su carrera es fulminada. La Justicia española absolvió a Baltasar Garzón en su proceso por los desaparecidos en el franquismo, poniendo fin a un juicio polémico pero que no elimina la reciente inabilitación que ha fulminado la carrera del juez. Su investigación sobre los desaparecidos del franquismo, a petición de los familiares de las víctimas, le valió a Garzón la condena de los conservadores, quienes lo acusaron de reabrir innecesariamente viejas heridas. Paradojicamente su juicio, que comenzó el 24 de enero, permitió a doce familiares de las víctimas del franquismo declarar por primera vez frente de un tribunal español.”

Le Nouvel Observateur recoge que la absolución por el caso del franquismo es “una magra consolación para Garzón. Hace unos días el mismo tribunal le dio un golpe definitivo a su carrera al condenarlo a 11 años de inhabilitacion por sobrepasar sus poderes al ordenar escuchas en un caso de corrupción… Garzón se arriegaba a una pena similar por el caso de la investigación de la Guerra Civil. El proceso venía de una querella presentada por dos grupúsculos de extrema derecha. El propio juez se había desligado de la investigación por razones jurídicas, mucho antes de ser inculpado.”

Además la absolución de Garzón ha sido recogida por medios de Alemania, de Italiade Suiza, de Canada, de Pakistan, de Oman

ACTUALIZACI?N:

El Süddeutsche Zeitung habla de ??absolución aparente. No hay que concederle demasiado peso a la absolución del juez de instrucción español Baltasar Garzón. Sólo el peso estrictamente necesario. Que el Tribunal Supremo haya considerado ahora que el ??cazador de tiranos?, de fama internacional, no incurrió en un delito de prevaricación al pretender investigar los crímenes contra la humanidad de la época de la Guerra Civil y de la consiguiente dictadura de Franco, ha sido sobre todo un intento gratuito y previsible de salvar la cara y limitar los daños.

La sentencia viene a señalar: mirad, no la hemos tomado con Garzón, somos capaces de absolverle cuando lo merece. El destinatario es, ante todo, la perpleja opinión pública internacional. En efecto, ésta se pregunta desde hace tiempo, y con razón, de qué época data el olor a moho que embriaga las togas de los jueces españoles. La absolución no ha sido ningún acto de justicia, sino de egolatría. Pasarán muchos años hasta que vuelva a recomponerse la reputación de la justicia española. Un primer paso en esta dirección podría ser que los crímenes franquistas realmente fueran investigados. Pero ahora más que nunca resulta dudoso que en España se encuentren jueces para ello.”

La Jornada sostiene desde Mexico: ??La sala de lo penal del Tribunal Supremo decidió hoy absolver a Garzón de un delito de prevaricación por el que la parte acusadora ??una organización ultraderechista y franquista conocida como Manos Limpias?? pedía 20 años de inhabilitación y una sanción millonaria. La resolución, aunque favorable a los intereses de Garzón, supone un duro revés para las víctimas y los familiares de la represión franquista, una vez que la sentencia les niega el amparo judicial y recurre al “espíritu de reconciliación de la transición” para cerrar las heridas heredadas de la guerra civil (1936-1939) y la posterior dictadura militar. La decisión de inhabilitar al juez Baltasar Garzón habla de un poder judicial corrupto, sin estructuras democráticas y taras provenientes de la dictadura franquista.”