La pelea por Deoleo, el gigante español de aceite de oliva, ha recrudecido la guerra entre España e Italia por esta importante industria agroalimentaria. Y grandes diarios transalpinos como Corriere della Sera y La Repubblica han entrado en ella tras la “interferencia” política del gobierno para evitar que Deoleo cayera en manos italianas. Si en España la queja es que los transalpinos embotellan el aceite de oliva español como propio, en Italia lo ven al revés. Es España la que se aprovecha de las históricas marcas italianas para comercializar 300 toneladas.

(Foto: Flickr/Mallol)

Corriere della Sera destaca que la balanza de pagos española se ha beneficiado de que el aceite de oliva español saliera en botella con etiqueta italiana y a precio íntegro. La crónica de Andrea Nicastro asegura: “Deóleo, el conglomerado de producción y comercialización vende (según cálculos del presidente de Coldiretti, Roberto Moncalvo) 300 millones de litros de aceite español aprovechando las históricas marcas made in Italy. Nosotros somos quienes hemos lanzado la moda: espaguetis, aceite y parmesano y todos se sentaban a la mesa en compañía de Sofía Loren. Sin embargo, España es con mucho el mayor productor global. Antaño latifundios y peones, hoy cooperativas y clientelas políticas. España producía e Italia embotellaba.

 

Después llegó la conquista española y la distracción italiana. Impulsadas por el crédito fácil, las empresas ibéricas compraron marcas italianas. Aprovechando la quiebra de Ferruzzi se llevaron a casa Carapelli. Con la quiebra de Cirio, Bertolli. Primera y cuarta cuarta marca mundial. Gracias a los 500 millones de euros de deudas de Deóleo, el aceite español ya no debe salir del país en barcos cisternas, sino en botella con etiqueta italiana y a un precio íntegro. Quienes ganan son los productores y la balanza de pagos española.”

La Repubblica cree que las “barricadas” levantadas en torno a Deoleo querían proteger las 300 toneladas de aceite español que se hacen pasar como italianas. El texto de Luca Pagni dice: “Deóleo ha acabado en el fondo de inversión británico CVC. Es cierto que ha presentado la mejor oferta por 439 millones de euros, mientras que la de la CDP era la más baja entre las tomadas en consideración. Pero, sobre todo, se han rechazado las ofertas de la CDP que propuso al gobierno de Madrid adquirir juntos la cuota puesta en venta por los bancos y realizar un “picadillo”: Bertolli, Carapelli y Sasso al Fondo Estratégico Italiano, mientras que las marcas históricas españolas Carbonell y Hojiblanca, consideradas de fundamental importancia para las exportaciones, habrían sido asignadas a la sociedad de inversiones públicas y a otras cooperativas locales.

 

No ha bastado, hasta el punto de inducir a pensar que los motivos de dichas barricadas son otros. Lo que los españoles quieren defender son `las 300 toneladas de aceite que cada año llevan a Italia y que hacen pasar como italianas aprovechándose de nuestras marcas históricas´, como ha denunciado el presidente de Coldiretti.”

(Esta noticia está incluida en el resumen de prensa internacional de radiocable.com)