La apuesta por la calidad, el cultivo a mano, la recuperación de los precios y la crisis está provocando un renacer de la producción de azafrán en España, tras haber caído a mínimos históricos en 2005. Varios medios globales destacan esta situación que es especialmente notable en La Mancha española, donde muchos pequeños productores que aguantaron los años de “vacas flacas” de finales del siglo XX y principios del XXI, se benefician ahora de que “el oro rojo” vuelve a estar valorado y genera ingresos considerables para la España rural.

Le Parisien pone el foco en cómo el azafrán se ha convertido en una especie “anticrisis” para al España rural. Resalta que en las “áridas planicies” de La Mancha, los productores de azafrán se están aprovechando de la vuelta a la popularidad de esta especie preciosa introducida por los árabes en la Edad Media. Señala que la producción española de azafrán llegó en tiempos a las 100 toneladas anuales, pero se ha ido desplomando, alcanzando su mínimo histórico en 2005, menos de una tonelada anual. Sin embargo, a raiz del estallido de la burbuja inmobiliaria se está recuperando lentamente y se ha doblado en 2014 hasta alcanzar 1,9 toneladas. Resalta que además la denominación de origen del azafrán aprobada por la UE en 2001 para garantizar su calidad ha logrado que se batan récords de producción.

Malay Mail apunta que la producción española de azafrán cayó por los altos costes, pero ahora se está recuperando. Recuerda que en el siglo XX, España llegó a producir 100 toneladas de azafrán anuales, pero los altos costes, la modernización de la agricultura y la competencia de Irán, de donde sale hoy el 93% de la producción mundial, la hicieron caer en picado. Señala que pese a todo, España, Marrruecos y Cachemira han seguido cultivando azafrán, en el caso de las empresas españolas aunque fuera un negocio “ruinoso” durante décadas, como el resposable de Molineta. Y resalta que ahora, los que han mantenido los cultivos están siendo recompensados porque ahora se paga a 500 euros por kilo, lo que supone por ejemplo para las 10 hectáreas de Molineta 50.000 euros anuales.

Le Point apunta que al haber apostado por la calidad, los productores de azafrán La Mancha española han conseguido superar la crisis. Se fija en el caso concreto de la localidad de Minaya, donde está la empresa familiar Molineta y donde hay unos 50 pequeños productores, muchos de ellos mujeres y jubiladas, que recogen a mano las flores violetas de las que se obtiene el azafrán. Y señala que precisamente esta defensa del cultivo tradicional y la calidad en donde todo se hace a mano y no se ha modernizado, provocó la caída de producción española, pero ahora está siendo clave para el renacer. Añade que la denominación de origen del azafrán y la crisis española han hecho que muchos volvieran a apostar por este “oro rojo” y los pequeños productores en La Mancha se multipliquen y se organicen en cooperativas.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido. 

Print Friendly, PDF & Email