Varios medios extranjeros analizan la capitalización del Sareb, el llamado `banco malo´español y todos destacan los recelos que sigue despertando entre los inverores internacionales. El más crítico es el Wall Street Journal.

La torre de Bankia en Madrid
(Foto: Flickr/M.Peinado)

The Wall Street Journal habla del experimento del banco malo español y cree que los primeros signos no son positivos. Su editorial señala: “La estrategia ha funcionado razonablemente en Irlanda, aunque hay quien se pregunta si los contribuyentes han recibido todo el rendimiento de sus inversiones. El problema en el caso de España es que los activos dudosos que comprará el Sareb podrían ser mucho peores que los del NAMA irlandés.

Los primeros signos no son positivos. Madrid quiere que los inversores privados compren participaciones mayoritarias del Sareb, de tal modo que la inversión estatal no quede consolidada en las cuentas públicas. No obstante, hasta el momento, los inversores extranjeros no parecen impresionados. Ya se han previsto más rondas de recaudación de fondos, pero es un mal augurio que el Sareb no logre atraer a los inversores extranjeros y tenga que depender del capital de los bancos locales.

España ya cuenta en su historial con un fiasco de este tipo: Bankia, formada en 2010 mediante la combinación de siete cajas de horros, también con la teoría de que las manzanas podridas tienen mejor aspecto en una cesta que sueltas. España debería intentar liquidar los activos inmobiliarios de los bancos en lugar de ir repartirlos con la promesa de beneficios. Pero en el largo proceso de reactivación de su sector inanciero, Madrid tiende a preferir las soluciones inútiles y lentas a las rápidas y dolorosas. El experimento del banco malo parece más de lo mismo.”

The Wall Street Journal es un diario estadounidense fundado en 1889 que publica Dow Jones & Company, desde 2007 una division de News Corporation que pertenece al magnate australiano Rupert Murdoch, que también controla Fox News y el británico The Times. Se le considera la biblia de la información financiera. Su tirada en marzo de 2012 fue de 1.566.027 ejemplares en papel y 552.288 suscriptores on line, lo que deja una circulacion total de 2.118.315, la mayor de EEUU. Su línea editorial es conservadora y radicalmente a favor de la libertad y el libre mercado, aunque un estudio de 2004 aseguró que sus noticias eran más liberales o progresistas que las del NYT o NPR. El WSJ fue el primero en publicar información sobre los abusos financieros en Enron o el escandalo de las stock options.

Le Monde destaca que los inversores recelan del banco malo español. La crónica de Sandrine Morel explica: “La recapitalización del sector financiero español ya no es más que cuestión de días y de formalidades burocráticas. Pero una de las condiciones planteadas por Europa ?? que la participación pública sea minoritaria ?? ha traído problemas a España. A pesar de que el gobierno asegura una buena rentabilidad al Sareb, captar inversores privados se está convirtiendo en una tarea más difícil de lo previsto. El gobierno ha tenido que convencer a los bancos españoles para que participen en la operación para evitar que fracase y esperando atraer la confianza de otros inversores internacionales.

El BBVA, ha rechazado la invitación no habiendo dado ninguna explicación sino que, tras semanas de negociaciones, parece que el rechazo a participar en el capital de la estructura de separación de activos contaminados es definitiva pues el banco ha tenido que pagar caro el saneamiento de su cartera inmobiliaria. El rechazo del segundo establecimiento español deja que se planteen dudas en cuanto a la rentabilidad esperada del Sareb, cuya vida está fijada para un plazo de quince años.”

Financial Times señala que la inversión en el Sareb ha sido de los bancos españoles, salvo el BBVA. La crónica de Miles Johnson señala: “Los bancos domésticos invierten 430 millones de euros en el Sareb. Sin embargo aunque todos los grandes bancos españoles no nacionalizados han aportado capital al banco malo, incluyendo a Banco Santander, Caixabank y Banco Popular, su segunda mayor entidad, el BBVA declinó su participación, habiendo argumentado que no era una inversión atractiva. Luis de Guindos ha manifestado que había inversores extranjeros interesados pero, hasta el momento, ha habido pocos indicios de semejante demanda.”

Les Echos dice que Sareb será la futura primera sociedad inmobiliaria europea. El texto de Jessica Berthereau apunta: “Un gigante inmobiliario europeo se está constituyendo. Con la notable excepción del BBVA, todos los grandes bancos españoles entraron en la capital de la estructura de separación de activos contaminados que, con alrededor de 60.000 millones de euros de activos, será la primera sociedad inmobiliaria europea. El objetivo de hacer que esta estructura sea mayoritariamente privada se ha alcanzado, pero no el de atraer a inversores extranjeros.”

Print Friendly, PDF & Email