Fuera de España, los medios han interpretado las últimas manifestaciones del gobierno español como un reconocimiento explícito de que necesita ayuda exterior para su sector bancario. El tema es destacado en portada por numerosos diarios europeos que hablan también de alarma en la UE y de negociaciones en curso.

Portad de Liberation

Liberation habla directamente de SOS para España. Su crónica se titula “Bancos: España se derrumba, Europa en pánico” y explica: “Ahogada por la caida de su sistema bancario, Madrid pidió ayer ayuda a Europa. ¿Una nueva Grecia? Nuevo pico de pánico ayer enla zona del euro. España lanzó un SOS a sus socios, mientras los ministros de finanzas del G-7 buscaban a través de una teleconferencia de emergencia la manera de extinguir este nuevo inicio de fuego.

En el corazón de este énesimo repunte de la crisis del euro: el descalabro de la banca española, lastrada por una montaña de préstamos incobrables y activos inmobiliarios dudosos. pero mientras la cuarta mayor economía del Viejo Continente parece estar al borde de un remake de la crisis subprime, el G-7 por desgracia, solo ha deparado buenas palabras, con la promesa de una “respuesta rápida”.

Financial Times destaca que España pide explicitamente ayuda para sus bancos. El texto que firman Victor Mallet y Peter Spiegel recoge como “España ha hecho su llamamiento más explícito hasta la fecha a las instituciones europeas para recapitalizar sus bancos cuando aumenta la preocupación sobre su capacidad para recaudar los miles de millones de euros necesarios en los mercados de bonos. Mariano Rajoy, el primer ministro de España, advirtió el martes que el país estaba en una situación de “extrema dificultad”. E instó a Europa a demostrar que el euro es “irreversible” aceptando la unión bancaria y los eurobonos.”

Wall Street Journal resalta que España advierte que necesita ayuda. Su artículo es de David Roman y Steven Fidler y apunta que “esta crisis se percibe como la prueba de fuego para la supervivencia del Euro. España ha hecho la sugerencia  más explícita hasta ahora de que buscaría ayuda de Europa para sus bancos en problemas. El ministro de finanzas del país, dijo que las altas tasas de interés de los bonos españoles eran una señal de que el gobierno corre el riesgo de perder el acceso a los mercados financieros.

Die Welt asegura que Europa estudia da a España una línea de crédito preventiva. Su artículo sostiene que “Las autoridades europeas están considerando si ofrecer a España una línea de crédito preventiva a través del fondo de rescate europeo para ayudar a apuntalar su débil sector bancario. España podría solicitar esta ayuda preventiva antes incluso de las elecciones griegas y de que el Gobierno presente el informe sobre sus bancos”.

The Independent afirma que España sucumbe a la presión de los mercados y pide el rescate bancario. Apuntan que “España dejó atras su oposición a la financiación externa y ayer, por primera vez, hizo un llamamiento a Europa en busca de ayuda para superar el empeoramiento de su crisis financiera, después de Alemania propusiera una unión bancaria para estabilizar la economía del continente y ayudar a resolver los trastornos en la eurozona.”

Le Monde sostiene que el estado crítico de la banca española alarma a Europa. Su crónica apunta que “toda la atención de Europa está puesta en los bancos españoles. Aseguran que: “La Comisión Europea exigirá un nuevo esfuerzo extraordinario de provisiones a los bancos españoles, el tercero este año, antes de ayudarles”. Y añade: “España reconoció el martes que los mercados le están cerrados. El Ministro de Hacienda ha admitido que los costes de financiación que Madrid debe soportar le están cerrando las puertas de los mercados”.

Süddeutsche Zeitung asegura que es posible encontrar un compromiso para España. Destacan que: “hay negociaciones a nivel europeo para dar dinero directamente desde el fondo de rescate europeo a los fondos públicos españoles para ayudar al sector bancario. En contrapartida, el gobierno español debería resolver los problemas de su sector financiero, via fusiones o el cierre de algunas instituciones bancarias. Este compromiso tendría varias ventajas: se demostraría que la crisis española es de una naturaleza diferente a la de Grecia y el gobierno español no vería su soberanía afectada. Alemania habría impuesto su posición, que es la concesión de la ayuda de los fondos sólo a las instituciones públicas y no a las privadas.

Le Figaro destaca que el rescate es inevitable. Explican que “España está al borde del plan de rescate. Madrid aun no ha solicitado oficialmente la ayuda europea, pero esta es inevitable dada la fuerza de la presión de los mercados. Rajoy es reticente a aceptar el rescate porque lo juzga humillante.”

El Frankfurter Allgemeine Zeitung recoge que España admite problemas crediticios. Dicen que “España ha reconocido abiertamente los problemas para la refinanciación en  los mercados financieros.”