La historia de los submarinos españoles de última generación inutilizables por su sobrepeso de 70 toneladas está siendo recogida por varios medios internacionales. Los de EEUU destacan que una empresa norteamericana ha sido contratada para solucionar el problema. Otros resaltan que España ya ha pagado 530 millones y tendrá que desembolsar aun más por el fallo.

El artículo en el Washington Post

El Washington Post  destaca que una empresa de EEUU ayudará a España a adelgazar el peso de un submarino que no puede emerger. Explican: “Un nuevo submarino, de diseño español tiene un problema de peso: le sobran 70 toneladas y las autoridades temen que si sale al mar, no será capaz de emerger a la superficie. Un ex funcionario español dice que el problema puede deberse a un error de cálculo -alguien aparentemente puso un punto decimal en el lugar equivocado. Un contratista de la Marina de EE.UU. en Connecticut, Electric Boat, ha firmado un acuerdo para ayudar al Ministerio de Defensa español a encontrar maneras de adelgazar el submarino de 2.200 toneladas”

Fox News resalta que España tiene un “gran problema de peso” con su nuevo submarino. Aseguran: “Funcionarios en España tienen un gran problema de peso. El Isaac Peral, el primero de una nueva clase de submarinos diesel-eléctricos, estaba casi terminado cuando los ingenieros descubrieron el problema: pesa demasiado para poder salir a la superficie. Han llegado a un acuerdo con Electric Board, una empresa cuya base está en Groton, Connecticut por el que España pagará 14 millones de dólares en tres años para evaluar el problema del submarino y el alcance del trabajo que se requiere para corregirlo. El Ministerio de Defensa español ha asegurado que los problemas técnicos son normales en proyectos de esta escala.”

Le Monde destaca que España se gasta una fortuna en submarinos que se hunden. Explican: “Debido a un error de cálculo, los cuatro submarinos de último grito que se está construyendo  la Armada española serán sin duda demasiado pesados para navegar. Sin embargo, un depósito de 530 millones de euros ya se ha pagado al constructor. El total del contrato es de 2.200 millones. El Ministerio de Defensa se va a ver obligado a rascarse el bolsillo para corregir el error del fabricante.

Para defenderse, el constructor Navantia se ha quejado de la `injerencia de personas no cualificadas´en la obra, apuntando directamente al ministro de Defensa, que regularmente habría ido añadiendo nuevos elementos de carga desde 2005, como equipos electrónico o sistemas de combate, sin medir las consecuencias”.

ABC News destaca que España busca la ayuda de EEUU para adelgazar el peso de un submarino. Explican: ” Un contratista de la Marina de EE.UU, Electric Boat, ha firmado un acuerdo para ayudar al Ministerio de Defensa español a encontrar maneras de adelgazar el submarino. Esta empresa que es una división de General Dinámic Corp. ha ayudado a otros países con sus programas de submarinos. Empezó asesorando en el desarrollo del submarino nuclear de ataque clase Astute para la Marina Real británica en 2003, y está trabajando en otro contrato con submarinos de la clase Collins de Australia.”

Quartz, uno de los primeros en hablar del asunto, dice que es uno de los mayores derroches de España en deefensa y uno de los más embarazosos. El website de EEUU asegura: “Uno de los mayores derroches de España en defensa puede ser también uno de los más embarazosos. Después de pagar casi un tercio del presupuesto de 3.000 millones de dólares para la construcción de cuatro de los submarinos más avanzados del mundo, los ingenieros del proyecto se han topado con un problema: los submarinos son tan pesados que se hundirían hasta el fondo del océano.

Es un error costoso en muchos frentes. Los submarinos estaban destinados a ser los primeros enteramente diseñados y construidos en España. La incompetencia es probable que vaya a costar al país por lo menos algo de la gloria.”

Print Friendly, PDF & Email