El diario financiero italiano resalta en un analisis de Riccardo Sorrentino las agradables “sorpresas” que han deparados los índice PMI tanto del sector manufacturero en España como en Italia. Aunque advierte que deben confirmarse en el futuro, asegura que permiten abrigar cierto optimismo. Y cree que puede decirse que “algunos países ya han tocado fondo y están destinados a recuperarse lentamente”.

El artículo de Il Sole 24 Ore

Il Sole 24 Ore asegura: “Es una auténtica sorpresa. El mejoramiento en junio de los índices PMI del sector manufacturero, traza un cuadro de las condiciones de la economía europea un tanto diferente del imaginado hasta ahora, aunque en todo caso tendrá que ser confirmado en el futuro. Lo que mayormente sorprende es la evolución de Italia y España. En Italia la contracción de la actividad es ya mínima, hasta el punto de que la producción está aumentando.

Explica: “Según un sondeo Markit, el subíndice output, que se refiere a la evolución de la actividad productiva en sentido estricto, se ha situado en 50,3, es decir por encima del umbral 50 que separa la expansión de la contracción. Y mientras tanto, en España, el índice manufacturero en su conjunto, se ha situado en 50. Sorprenden también los varios motivos que han sostenido estos mejoramientos. En Italia muchas empresas han señalado  actividades promocionales para sostener la demanda doméstica, mientras que en España el sector ha sido impulsado por las exportaciones, es decir esa demanda exterior que aún no consigue hacer que aumente la actividad en Alemania.

El texto añade: “Es más, es curioso, que en enero el índice PMI era 49,8 en Alemania y 42,9 en Francia, y había pasado en junio a 48,6 en Alemania ?? es decir, inferior al 49,1 de Italia ?? y a 48 en El problema consiste en que este escenario podría revelarse efímero. Es demasiado pronto para cantar victoria. Está cada vez más claro que muchos países han tocado fondo, y ahora están destinados a recuperar cota lentamente. Los índices PMI de ayer permiten abrigar un cierto optimismo.”

[Leer el artículo completo en Il Sole 24 Ore]