El Diario Económico de Portugal asegura en una crónica de Pedro Duarte que Garoña es la “hermana gemela” de Fukushima y es una central tan peligrosa como la japonesa. Explican que tiene la fecha de cierre fijada para 2013, pero que el Gobierno español estudia alargar su vida hasta 2019. Aunque las conscuencias del accidente de Japón como el endurecimiento de los modelos de seguridad y la quiebra de la rentabilidad pueden ser “criticas” para la central de Garoña.

La central de Garoña
(Foto: Flickr/nattydreaddd)

El artículo contextualiza: “en España, a poco más de 200 km de la frontera portuguesa, existe la vieja central nuclear de Santa Maria de Garoña, cerca de Burgos, que es como la verdadera hermana gemela de Fukushima Dai-Ichi. Abierta hace 40 años, es una de las mas antiguas del mundo, Garoña tiene la fecha de cierre fijada para 2013, pero el Estado español está ponderando una extensión de su tiempo de vida hasta 2019, pues el país exporta toda la energía que esta produce?”

El Diario Economico recoge que “analistas del banco suizo UBS estiman que el incidente nuclear en Japón, provocó un ??endurecimiento de los modelos de seguridad, un límite a las extensiones de vida de las centrales y que algunas unidades serán sacrificadas para restaurar la confianza de la opinión publica??, afirmando también que con estas alteraciones ??los costes operativos de las centrales nucleares serán más elevados que las alternativas??, admitiendo que la energía nuclear sólo será competitiva en sistemas públicos o semipúblicos, nunca cuando se cuenta solo con la inversión privada”.

“Esta quiebra de la rentabilidad puede ser critica para la central de Garoña, pues el Consejo de Seguridad Nuclear español había determinado en 2009 que aquel lugar debería llevar a cabo un gran cantidad de obras si estuviese en funcionamiento una década más” sostiene el texto.