El conflicto entre Reino Unido y España sobre las aguas en el Peñón no parece decrecer y asi lo recogen los medios extranjeros. Se habla de la oferta de negociación de Margallo en el WSJ al Reino Unido a condición de retirar los bloques de cemento, asi como la negativa británica. Algunos lo definen como una “falsa guerra” más propia de tiempos isabelinos entre dos países con grandes problemas económicos. Y la BBC apunta que las partes parecen “resignadas” a que la Comisión Europea sea la vía para alcanzar un cierto consenso.

Imagen de previsualización de YouTube

[Euronews habla del conflicto por el dique]

La BBC apunta que tanto Gran Bretañña como España parecen resignadas a que el consenso se alcance via la UE. Aseguran: La realpolitik básica dice que la disputa sobre el territorio británico de Gibraltar debería enfriarse en algún momento pronto. Gran Bretaña y España son aliados en la OTAN y la UE aliados. Cientos de miles de británicos viven en España y muchos más pasan aqui sus vacaciones.

Pero en las últimas dos semanas, las llamadas telefónicas privadas seguidas por declaraciones públicas de todas las partes asegurando que Gran Bretaña y España están dispuestas a negociar sólo han terminado en más amenazas, un duro lenguaje y continuas largas colas de gente de todas las nacionalidades en la frontera. Ahora, Gran Bretaña y España parecen resignados a la idea de que la Comisión Europea podría ser la manera de llegar a algún tipo de consenso.”

El Wall Street Journal publica un artículo de Margallo que asegura que España está dispuesta a negociar con Gran Bretaña si quitan el hormigón: “Al contrario que el Gobierno británico, el español está cómodo en el contexto de las organizaciones internacionales, tiene plena confianza en ellas y está siempre dispuesto a cumplir sus mandatos”El diálogo debe ser bilateral y respetar las leyes internacionales, europeas y nacionales.

España está preparada para reiniciar este diálogo. Estamos dispuestos a aceptar la creación de foros ‘ad hoc’ en los que otras autoridades, como el Gobierno de Gibraltar y la Junta de Andalucía, puedan participar para tratar áreas en las que tengan competencias. Pero primero es necesario que Reino Unido demuestre que tiene intención de deshacer el daño causado, en concreto retirando los bloques de hormigón”.

Reuters recoge que el Reino Unido rechaza negociar con España por la disputa sobre Gibraltar. Explican: “El Ministro español de Exteriores, José Manuel García-Margallo hizo un llamamientos en el Wall Street Journal para mantener negociaciones bilaterales para solucionar el conflicto sobre el Peñón, pero una portavoz de la oficina del primer ministro británico, David Cameron, dijo que Londres no entraría en conversaciones sobre el tema. `Tenemos clara en nuestra mentes la soberanía´, dijo la portavoz, afirmando que las únicas conversaciones que Gran Bretaña podría considerar serían entre España y Gibraltar sobre las prácticas de pesca, pero no sobre la soberanía o el control de las aguas de ese enclave.”

Les Echos subraya que Bruselas ha advertido contra la instauración de una tasa fronteriza en Gibraltar. Dicen: “La Comisión Europea ha recordado que la introducción de una cuota para cruzar la frontera entre España y Gibraltar sería `ilegal´ en virtud de la legislación comunitaria. `La Comisión actuaría, en caso necesario, para asegurar que se cumpla el Derecho comunitario´, advirtió un portavoz preguntado sobre la idea del ministro español de Exteriores José Manuel García Margallo, de establecer un peaje de 50 euros en la frontera. Aunque aseguró que se trata de una `propuesta meramente teórica´.”

Russia Today apunta que Reino Unido y España, ambas casi en bancarrota, se pelean, mientras Gibraltar crece acogiendo actividades “sombrías”. Señalan: “Dos países con economías en bancarrota, Reino Unido y España, se están peleando ahora por derechos de pesca, subiendo las apuestas en una extraña guerra de palabras y barcos que recuerda más a la época isabelina que al siglo 21. La riña entre España y Gran Bretaña es un buen señuelo de sus gobiernos para adoptar un falso patriotismo mientras se mantienen como siervos de la escuela económica de Chicago.

Y mientras, Gibraltar sigue creciendo y continua con su papel de uno de los agujeros favorecidos en Europa para las actividades sombrías. Y los medios tradicionales también pueden jugar su parte. Dento de la “temporada tonta” de noticias del verano, los telediario en el Reino Unido son líder con la falsa guerra sobre Gibraltar.”