El diario británico cree que Rajoy y Mas deberían mejorar el modelo fiscal, “pero no ahora, cuando la prioridad debe ser hacer frente a la emergencia económica”. El francés habla de una “nacionalismo estrecho y populista que amenaza los cimientos de la construcción europea”.

Mariano Rajoy y Artur Mas
(Foto: Flickr/La Moncloa)

Financial Times cree que no es el momento de dar más autonomía fiscal a Cataluña. Su editorial sostiene: “La crisis de la eurozona ha abatido a más de un gobierno, pero hasta este momento no había cuestionado la supervivencia de una nación en sí misma. Esto es precisamente lo que parece estar sucediendo en España, como puso de manifiesto la demostración de fervor separatista vivida esta semana en Cataluña. La culpa recae en parte sobre la crisis de la eurozona, que ha expuesto sin piedad la fragilidad de los acuerdos fiscales de España.

El Gobierno de derechas del Partido Popular de Rajoy, ideológicamente contrario al traspaso de competencias, intenta aprovechar la crisis para volver a centralizar España, creando un peligroso cóctel de penuria fiscal y protestas nacionales. Ambas partes deben darse cuenta de que el nacionalismo tradicional ha sido rebasado en Cataluña. Artur Mas, el presidente catalán, tiene una decisiva reunión con Rajoy la próxima semana. Pedirá más autonomía fiscal, ya sea como puente para mejorar su situación propia o como ladrillo para la plena independencia.

Lo ideal sería que ambos dirigentes se pusieran de acuerdo sobre un mejor modelo fiscal, que incluyera transferencias más justas desde las regiones más ricas a las pobres. Deberían hablar de ello, pero no ahora, cuando la prioridad debe ser hacer frente a la emergencia económica. Mas volverá probablemente con las manos vacías, y convocará elecciones anticipadas que se convertirán en un referéndum sobre la independencia catalana. Una crisis constitucional se cierne.”

Le Figaro cree que una Cataluña independiente con el horizonte de crisis es correr el riesgo de crear una nueva Grecia. El artículo que firma de Benoit Pellistrandi apunta: “¿Alguien puede dudar de que exista un sentimiento nacionalista en Cataluña? Que la escenificación de la tensión alcance su punto álgido en plena crisis española y europea es algo que debe sorprender. Los europeos tendrían que estar muy atentos a lo que está en juego en este debate pues quizás de él también dependa el futuro de la construcción europea. El gobierno catalán utiliza el espantapájaros nacionalista cuando más debilitado financieramente está.

Imaginar una Cataluña independiente con el horizonte de crisis que se tiene delante es querer correr el riesgo de crear una nueva Grecia. Lo que los catalanes nos enseñan es que otro movimiento subterráneo, un nacionalismo estrecho y populista, amenaza los cimientos de la construcción europea en el mismo momento que debe luchar par salvar su pilar monetario. Europa del Sur es un quebradero de cabeza par sus socios y da muestras de una ligereza política que podría acabar costándole caro.”

Print Friendly, PDF & Email