La autorización del Gobierno español a Repsol para perforar en busca de petróleo a 60km de Lanzarote y Fuerteventura es noticia en numerosos medios internacionales. La prensa afirma que es un intento de reducir la fuerte dependencia española de las importaciones de crudo y habla de “abandono de la apuesta anterior por las renovables”. Todos los artículos recogen la oposición local y la amenaza que el proyecto supone para el turismo de Canarias. En Marruecos, además, advierten de posibles tensiones bilaterales.

Una plataforma petrolífera

El Wall Street Journal recoge que “El Gobierno español ha aprobado un permiso para explorar en busca de petróleo en las aguas de las Islas Canarias en un área que podría llegar a ser, con mucho, la mayor fuente de producción de petróleo en un país muy dependiente de las importaciones de crudo. La aprobación de la licencia de exploración es el último paso en el cambio de España que se aleja de la política de apoyo a las energía renovables dependientes de subsidios en busca de formas de mejorar su balanza comercial y equilibrar su presupuesto. El gobierno local de las Islas Canarias, sin embargo, se opone al proyecto preocupado de que la potencial producción en el futuro podría desalentar a los turistas atraídos por sus playas de arena blanca.”

El Washington Post dice: “España aprueba la perforación petrolera frente a las costas de las Islas Canarias, uno de los destinos turísticos de Europa más populares, en un intento de recaudar dinero y reducir la costosa dependencia del país con las importaciones de crudo. España importa más del 99% de su petróleo, cuyo precio ha aumentado considerablemente en las últimas semanas, perjudicando al país cuando se enfrenta a una nueva recesión y a un desempleo récord. La vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría dijo que el permiso para perforar en las islas Canarias, que cuentan con unos 9 millones de visitantes al año, se otorga a la empresa española Repsol YPF.”

The Guardian destaca: “Uno de los destinos de vacaciones preferidos en Gran Bretaña está amenazado por buscadores de petroleo que han recibido permiso para perforar en busca de yacimientos marinos, segun han denunciado las autoridades locales y los hoteleros de las Islas Canarias. Las autoridades de la zona han reaccionado con enfado a la decisión del Gobierno español, que permite al gigante Repsol buscar petróleo a 60 km fr las costas de Lanzarote y Fuerteventura, y han advertido que un derrame podría destruir las playas y ahuyentar a los turistas. `Esto no es compatible con el tipo de turismo sostenible que queremos´, dijo el primer ministro regional de Paulino Rivero, del partido Coalición Canaria. `Sólo beneficia a Repsol´”.

Le Monde sostiene: “Las Islas Canarias no quieren convertirse en campo petrolífero. El proyecto ha provocado un escándalo en el país. A pesar de la oposición masiva de la sociedad civil y el peligro que estos pozos representan para las poblaciones locales de ballenas y otros mamíferos marinos que migran en esta zona, Madrid dio luz verde a la petrolera española Repsol para hacer nueve prospecciones a menos de 60 km de la costa de Lanzarote y Fuerteventura, y a una profundidad que oscila entre 1500 y 3000 metros. Aunque Repsol ha anunciado una posible inversión de 9,8 millones de euros y la creación de 5.000 puestos de trabajo en la región que tiene un 31% de desempleo, las instituciones locales, organizaciones ambientales, grupos de pescadores y los profesionales del turismo no lo entienden como algo positivo.”

Le Nouvel Observateur apunta: “Madrid ha autorizado a la empresa española Repsol a perforar en busca de petróleo frente a las Islas Canarias, el archipiélago en el Atlántico que atrae a muchos turistas cada año. Repsol planea perforar dos pozos a 60 km al este de la isla de Lanzarote. La petrolera estima que el sitio podría convertirse en el mayor yacimiento de hidrocarburos descubierto en la historia de España. Presa de la crisis económica, España importa actualmente más del 99% de su petróleo, cuyos precios han aumentado en las últimas semanas.”

Al Bayane asegura que: “Se corre el riesgo de nuevas tensiones bilaterales debido a las prospecciones en las costas del Sáhara. Tras tres meses en el poder, el Gobierno español acaba de volver a encender la mecha de las tensiones con Marruecos al autorizar, el viernes que la compañía petrolífera Repsol YP realice operaciones de prospección en las aguas que delimitan el archipiélago de las islas Canarias con las provincias del Sur de Marruecos. Las prospecciones podrían realizarse a 60-70 km de distancia de las costas canarias. Se trata de una decisión que podría provocar importantes tensiones entre Rabat y Madrid?”