El WSJ, Financial Times y Les Echos recogen la investigación abierta en España contra la firma auditora Deloitte por un posible “trabajo defectuoso” en Bankia. Todos apuntan que un informe oficial señala que podría haber habido: “un conflicto de intereses entre sus operaciones de consultoría y auditoría”.

Logo de Bankia
(Foto: Flickr/Bankia)

Wall Street Journal apunta que España presiona a Deloitte por sus trabajos en Bankia. La crónica de Christopher Bjork dice: “Una investigación del gobierno español de la oferta pública de un banco con problemas que cargó a los inversores con enormes deudas, cuestiona la independencia de la unidad españolad de Deloitte Toche Tohmatsu Ltd. y dice que el trabajo de auditoría que realizó esta empresa podría haber sido defectuoso. Los hallazgos, parte de un informe preliminar del Instituto Español de Contabilidad y Auditoría sobre una auditoría realizada a Bankia, antes de su malograda oferta pública inicial de 3 mil millones de euros hace dos veranos, podrían tener como resultado sanciones y cientos de millones de euros en multas para Deloitte.

Utilizando un lenguaje cauto para reflejar la naturaleza preliminar de sus hallazgos, el informe dice que Deloitte podría haberse enfrentado a un conflicto de interés entre sus operaciones de consultoría y auditoría, ya que sus empleados pueden haber ayudado a preparar los estados financieros y los planes de negocios que más tarde ellos mismos auditaron. El documento también sugiere que los auditores pueden haber examinado incorrectamente la cartera de préstamos de Bankia y los perfiles de riesgo de sus clientes.

Financial Times resalta que el regulador en España apunta que Deloitte pudo no haber demostrado “suficiente independencia” en Bankia. El artículo de Tobias Buck dice: ” Deloitte está potencialmente en peligro de perder su licencia de auditor en España, después de que el organismo encargado del control de la contabilidad del país iniciara una investigación sobre su papel en la caída de Bankia, la entidad nacionalizada en el corazón de la crisis bancaria del pasado año. El Instituto de Contabilidad y Auditoría (Icac) alega en un informe preliminar que Deloitte pudo no haber demostrado suficiente independencia en su auditoría de Bankia, ya que también proporcionó al menos en tres ocasiones servicios de consultoría, no de auditoría, que podrían haber comprometido la posición de la firma.

Les Echos señala que Deloitte podría perder su licencia de auditor por la investigación sobre Bankia. La crónica de Gaëlle Lucas afirma: “Muy a su pesar, estos últimos días Deloitte se encuentra en el centro de la actualidad financiera española. Desde el 13 de junio pasado, el gabinete auditor anglosajón está siendo objeto de una investigación administrativa llevada por el ICAC. El organismo gubernamental desea verificar la imparcialidad de los auditorías realizadas en las cuentas del primer semestre de 2011 de Bankia, cruciales ya que precedieron a la entrada en Bolsa en julio de la entidad entonces presidida por Rodrigo Rato.

La investigación durará hasta un máximo de doce meses y concluirá o con un auto de sobreseimiento con una sanción que puede consistir en una multa o, en el peor de los casos, en una suspensión de la licencia para trabajar en España. Bankia decidió en el transcurso de una asamblea general celebrada hace diez días reemplazar a Deloitte por Ernst &Young.”

Print Friendly, PDF & Email