La agencia de noticias y el diario galo han publicado sendos artículos poniendo de relieve el impacto de los cambios legislativos del gobierno en energías renovables. Reuters se hace eco de las perspectivas de quiebra a las que se enfrentan muchos pequeños inversores en huertos solares, mientras Les Echo recoge las quejas por la inseguridad jurídica.

El artículo de Reuters

Reuters señala que los pequeños inversores se efrentan a la quiebra y no tienen recursos legales contra los cambios. Asegura: “Los productores de energía fotovoltaica a pequeña escala, empezaron a invertir en paneles solares, cuando el gobierno ofrecía lucrativos subsidios durante una larga década para convertirse en líder mundial en energía verde. Pero la prolongada recesión y un gran déficit presupuestario obligó a Madrid a retirar su apoyo a las energías renovables, y se avecinan más recortes, amenazando con importantes pérdidas en inversiones personales e incluso la incobrabilidad de préstamos bancarios.”

A diferencia de los grandes fondos extranjeros que han iniciado acciones legales contra España por cambiar las normas solares, según la legislación española los pequeño inversores nacionales no tienen recursos legales debido a que los cambios se aprobaron por decreto. Otros países europeos también luchan para reconciliar años de crecimiento fuertemente subsidiados en energías renovables con el exceso de capacidad actual y las finanzas apretadas. Pero algunos, como Alemania, han considerado dar marcha atrás en los incentivos futuros en lugar de cambiar los términos de los proyectos existentes.”

Les Echos destaca que la legislacion estrangula a las energías renovables y los inversores se quejan de inseguridad jurídica. Su artículo dice: “Disminución en el número de horas de producción subvencionada, retirada de las primas para nuevas instalaciones, cambio del método de cálculo de la tarifa… Desde 2008, España ha firmado una decena de reformas para limitar el impacto del auge de la energía renovable causada por una legislación de 2007 muy generosa para el sector.

La retribución de los sistemas fotovoltaicos, los más castigados de las tecnologías renovables, se ha reducido de 35 a 40%, según la Unión Española Fotovoltaica, estrangulando a los inversores. `Puede que tras la próxima reforma [prevista para julio], los proyectos que hemos financiado entren en quiebra´ dice un funcionario de un banco extranjero. Esta inestabilidad tiene un efecto desalentador. Desde 2012, el sector está paralizado, en parte por la inseguridad jurídica. `No vamos a financiar más proyectos de energía más renovables debido a la incertidumbre legal´, dijo el mismo banquero.”

El artículo de Les Echos

Print Friendly, PDF & Email