Los 720 millones de euros que va a pagar el gigante británico por la empresa española Industria de Turbo Propulsores son noticia en la prensa inglesa y de EEUU. Se destaca que Rolls Royce e ITP ya eran socios desde hace años en varios proyectos y que la firma británica ya tenía una importante participación en la española, junto con SENER. Algunos medios señalan que Rolls Royce ha pagado “un dineral” por ITP, que era el noveno fabricante mundial de piezas aeroespacial por beneficios, pero le permite reforzarse en el “lucrativo” negocio de post-venta de motores.

The Telegraph dice que Rolls Royce paga un dineral por un fabricante de piezas español. Señala que la empresa británica ha reforzado su posición en el negocio de motores de avión al desembolsar 720 millones de euros para tener el 53% de las acciones de ITP que aún no poseía. Recuerda que el fabricante de piezas español era propiedad de SENER, tiene su sede en Bilbao, ya estaba involucrado en programas como los motores Rolls Trent 1000 y XWB y facturó en 2015, 710 millones de euros. Y apunta que la compra de ITP es un importando movimiento dado por el nuevo CEO de Rolls que intenta devolver la empresa a beneficios tras un par de años turbulentos.

Financial Times dice que Rolls Royce se asegura el control de su socio español y noveno fabricante mundial. Explica que el fabricante de motores británico va a hacerse con el control total de Industria de Turbo Propulsores, la empresa española que es la novena mayor empresa de fabricación de motores y piezas de avión por beneficios y lleva años siendo un importante socio de Rolls en proyectos aeroespaciales civiles y de defensa. Enfatiza especialmente que la operación mejorará la capacidad de la firma británica en programas de defensa y aeroespacial, donde ITP ha destacado por su desarrollo de superaleaciones.

International Business Times que la operación con ITP busca reforzar a Rolls Royce en el “lucrativo” sector de postventa de motores. Explica que la firma británica ha decidido comprar las acciones que aún no controlaba de su socio español clave. La medida persigue reforzar los ingresos de Rolls Royce en el mercado post-venta a largo plazo. Recuerda que el mantenimiento de los motores después de haber sido vendidos, que puede durar hasta 30 años, es una lucrativa parte del negocio aeroespacial. Y apunta que en 2015, ITP facturó 710 millones de euros y tuvo 59 millones de beneficios.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.