Un artículo del columnista George F. Will en el diario estadounidense The Boston Herald analiza el cambio de la política exterior estadounidense y su identificación con causas humanitarias, especialmente tras la intervención en Libia. Y para justificar el peligro de “mitificar” a los rebeldes recuerda como las tropas franquistas eran los “rebeldes” en España antes de la Guerra Civil.

Gadafi en TV
(Foto: Flickr/BRQ)

El texto se titula “En Libia, Obama se apaga en lo más profundo” y critica la retórica del Gobierno de EEUU y las reticencias en llamar a la intervención militar en Libia “guerra”. Asegura que “presentan al ejército estadounidense como si fuera la Cruz Roja, por razones que no quedan claras, con armas”.

El columnista del Boston Herald destaca que “ahora la administración tiene que decidir cómo caracteriza a aquéllos en defensa de los cuáles ha entrado en guerra. Son rebeldes, y América, nacida en rebelión y culturalmente predispuesta al escepticismo hacia la autoridad, se inclina a pensar amablemente de los rebeldes”.

Y señanala: “era particularmente cierto durante la década de los 60, sobre todo en los campus universitarios. En uno de ellos, el de la Antioch University, jóvenes llenos de idealismo y totalmente faltos de información se reunían para ver “Morir en Madrid”, un documental acerca de la Guerra Civil española. Cuando el narrador entonaba con voz monótona hablando de una columna de soldados “Los rebeldes avanzan sobre Madrid”, los estudiantes jaleaban, desconocedores de que los rebeldes eran los fascistas del General Franco”.

No todos los rebeldes son admirables, así que cuando la administración dijo que no habría botas estadounidenses sobre el terreno en Libia, dejó abierta la puerta a los zapatos estadounidenses de los agentes de la CIA. Es evidente que unos cuantos estarán ya entre los insurgentes”.

Y George F. Will vuelve a recurrir a una comparación con España cuando asegura: “El Senador Lindsey Graham, R-S.C., debe pensarlo. Interpretando como de costumbre el papel de Sancho Panza al Don Quijote del Senador John McCain, Graham afirmaba el domingo (en “Face the Nation”) que `Debemos llevar la lucha hasta Trípoli´”.