La iniciativa para proteger por ley las corridas en España ha atraído la atención de los medios internacionales que la ven como una medida para combatir la probibición en Cataluña. Resaltan que los toros atraviesan un declive histórico de popularidad en España y que la declaración podría agudizar las tensiones regionales.

Una corrida
(Foto: Flickr/Paolo.sammicheli)

Financial Times considera que la medida para proteger los toros agudizará las tensiones en España. La crónica de Miles Johnson explica: “El Congreso de los Diputados declarará las corridas de toros Bien de Interés Cultural, avivando las tensiones con Cataluña, donde están prohibidas, y planteando interrogantes sobre las ayudas de la UE a los ganaderos en apuros. El partido gobernante de centro-derecha, el Partido Popular, instará a los diputados a respaldar la medida, que suministraría la base legal para derogar las prohibiciones existentes a las corridas de toros en Cataluña y Canarias.

La medida del gobierno para reforzar la condición de las corridas de toros llega en el momento en que el sector español de cría de toros se ve presionado económicamente como consecuencia de los recortes del gasto público, que han obligado a los ayuntamientos a recortar en fiestas caracterizadas por las corridas de toros. Los grupos de presión a favor de las corridas de toros sostienen que las ayudas son fundamentales para que la actividad siga siendo viable económicamente. Un informe redactado por ERC sobre la financiación pública de las corridas de toros en España calcula que se conceden casi 130 millones de fondos europeos al año a los ganaderos criadores de toros.”

The Guardian apunta que la declaración daría beneficios fiscales a los promotores taurinos cuando el sector vive un declive histórico. El artículo de Giles Tremlett dice: “Se prevé que el parlamento español de los primeros pasos hacia la declaración de las corridas de toros como parte fundamental del patrimonio cultural del país en un intento de revitalizar una tradición sangriento y que va despareciendo. Una petición popular, firmada por 590.000 personas, pretende que las corridas de toros sean formalmente clasificadas como bien de interés cultural – una medida que daría a los promotores de exenciones de impuestos y les permitiría burlar la prohibición impuesta por las autoridades locales en Cataluña.

Esto llega cuando cifras publicadas por el ministerio de cultura muestran que las corridas de toros se encuentra metidas un declive histórico, con los españoles poco a poco dandole la espalda y viendo como la recesión hace que el dinero público con el que se financiaban se vaya secando.”

Le Figaro habla de una ley para proteger las corridas. Recogen: “Prohibidas en las Islas Canarias desde principios de 1990, las corridas de toros fueron eliminadas de las plazas catalán el 1 de enero de 2012, por decisión del parlamento regional. Una prohibición que tuvo el efecto de un shock para los defensores de la tradición. Una petición lanzada por la Federación de Organizaciones de toros Cataluña ha recogido 590.000 firmas para presentar al Parlamento un proyecto de ley.

El partido popular de derechas, en el poder en España desde finales de 2011, se ha posicionados como ardiente defensor de las corridas de toros en el Congreso de los Diputados, donde tiene la mayoría absolue. Para los separatistas catalanas, el voto socavaría la soberanía el parlamento regional, que cuenta, en una España muy descentralizadas, con amplios poderes.”

ABC News resalta que la declaración podría usarse contra la prohibición en Cataluña y que los toros ya no son tan populares en España. Aseguran: “Se espera que el parlamento de España debata si los toros deben ser declarados de interés cultural de toda la nación, una medida que podría llegar a tumbar la prohibición de este espectáculo en Cataluña.

Un grupo a favor de las corridas de toros en Cataluña ha recogido 590.000 firmas. Respaldada por el gobernante Partido Popular conservador -que tiene mayoría absoluta- la propuesta tiene garantizada su aprobación. Una comisión cultural trabajará sobre la legislación propuesta en los próximos meses. Los toros ya no son tan populares en España como en años anteriores, principalmente debido a la crisis económica y al cambio de gustos.