BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

El columnista del diario Washington Post, Charles Krauthammer publica hoy una columna de opinión en el que se menciona sutilmente a nuestro país. En la columna, donde ironiza con dureza sobre las políticas medioambientales de Obama, se refieren a nuestro país como “al borde de la ruina” poniendo el dedo en las “visionarias subvenciones [que ha otorgado] a una floreciente industria de nuevas energías limpias”…

“Observe que Obama ya no habla de España, que hasta hace poco citaba repetidamente a causa de sus visionarias subvenciones a una floreciente industria de nuevas energías limpias. Esto se debe a que España, hoy al borde de la ruina, se comprometió a invertir su gasto público catastróficamente hinchado, incluyendo recortes drásticos en los subsidios a su antieconómica industria fotovoltaica.

Hay una razón para que el petróleo sea un combustible duradero. No son, como sugería Obama neciamente, las presiones políticas de las petroleras, sino que es muy desplazable, energético y fácil de utilizar.

Pero esto no impide a Obama pensar que él puede promulgar la existencia de un sustituto superior. Su argumento: Bueno, si podemos poner a un hombre en la luna, ¿por qué esto no?

Al margen de la ironía de que éste, el más desgastado de los clichés, provenga de un presidente que cancela nuestro programa para volver a la luna, es totalmente insensato. Las guerras al cáncer y a la pobreza han sido promocionadas de igual forma. Siguen sin ganarse. [leela aquí completa]”

[Mas noticias de España vista desde el exterior en “Nos Miran”]

1 replica a este post
  1. Soy familiar de enfermo de cáncer. Deseo que este caballero no lo sufra ni en sus carnes ni en las de un familiar querido. De todo corazón.

    Decir que los intereses son grandes. Sus aparatos de propaganda posiblemente sean los mejor pagados del mundo y la presión sobre los medios de comunicación ni te cuento. Petroleras, nucleares, farmacéuticas, tabaqueras, armamentísticas… Lo mejor de cada casa, vamos.

    Leí[1] que Richard Roberts, premio Nobel de Medicina (1993): “Con la misma rotundidad critica la falta de ética en las grandes compañías farmacéuticas por no tratar de curar enfermedades, sino de lucrarse con los medicamentos para patologías crónicas.”

    Conclusión: Las opiniones como las del WP, no me merecien ninguna credibilidad. Están contaminadas.

    Creo que lo único que podría hacer cambiar las cosas sería un apuesta a la transparencia sin paliativos.

    Cuando lo digo pienso cuanto se ha degradado el sentido de la palabra transparencia. Se ha utilizado por personas que se tenían que limpiar la boca antes. Por lo que debería venir acompañada por una segunda característica previa a esta, la credibilidad.

    Ante esto me parecen muy interesantes las iniciativas de OpenGov y OpenDataGov en las cuales se apuesta por el acceso de los datos de la gestión de los gobiernos. Sin cocinar sino en bruto. También me parecería imprescindible la apertura de las API de comunicación con tales bases de datos para que la ciudadanía pudiese interrogar y hacer sus propias aplicaciones. Finalmente una licencia viral para que las aplicaciones generadas fuesen a su vez, al menos Código Abierto, para que pudieran ser auditadas por todo el mundo.

    En suma transparencia a todos los niveles. Las cartas boca arriba en este juego de tahúres y trileros que se ha vuelto la política.

    Un saludo.

    [1] http://www.publico.es/ciencias/130193/a/farmaceuticas/interesa/buscar/curacion