NRC/Handelsblad habla en una crónica de Merijn de Waal en su edición impresa de la portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH) como de “la Juana de Arco de la crisis inmobiliaria española”. Destacan su gran popularidad y que se debate si sería conveniente que se dedicara de lleno a la política y encabezará un partido protesta en España.


(Foto: Flickr/Imagenenaccion)

NRC/Handelsblad  asegura: “La activista Ada Colau ha sido ya calificada como la Juana de Arco de la crisis inmobiliaria española. Esta mujer se persona desde hace ya varios años en los lugares de los desahucios para intentar impedirlos. Pero su popularidad creció sobre todo después de que ésta acusara en el parlamento a un banquero de `criminal´. Colau y su Plataforma de Afectados por el Desahucio es acogida como si fuera el último recurso que les queda a los españoles en una crisis que se viene prolongando desde hace mucho.”

Añaden: “Colau se presenta simplemente como `portavoz´ de este grupo de acción, y no como `líder´. Pero, Colau encarna el rostro de la furia popular. Su popularidad hace surgir la pregunta de si no convendría que se dedicase de lleno a la política. La eurocrisis ha hecho surgir ya partidos de protesta en otros países. En España los indignados están divididos sobre si deben participar o no en la política. En las anteriores elecciones uno de ellos ingresó en el parlamento en representación de Izquierda Unida. Este joven economista, Alberto Garzón, goza de gran popularidad y es comparado con el líder del partido ultraizquierdistas Syriza, en Grecia.”

El texto destaca también: “En vísperas de las elecciones catalanas, a finales de noviembre, dos facciones izquierdistas regionales buscaron aproximación a Colau. Pero ésta no ambiciona una carrera política. `Creo que puedo conseguir mucho más actuando desde de la Plataforma y que puede ejercer más presión si no participa en el proceso electoral. Nosotros tenemos un solo lema: un mercado de la vivienda estable´. Esto sin embargo no impide que Colau esté convencida de que el sistema bipartidista en España tiene los días contados.”

[Leer el articulo completo en NRC Handelsblad (pago)]