El diario de EEUU se fija en el impacto que la crisis está teniendo en el sector de la restauración y alta cocina española. Resaltan como muchos locales se están olvidando de las estrellas Michelin para ofrecer alternativas más baratas y aseguran: “los chefs en España deben adaptarse a la crisis o fracasar”.

Ferran Adriá y otros chefs en El Bulli
(Foto: Flickr/Cronicagastronomia)

El New York Times explica que “España es reverenciada como el hogar de lo gastro chic (o cocina de vanguardia, como se denomina aqui), pero su industria de servicios se está tambaleando, en un país con la mayor tasa de desempleo en Europa (24%) y donde el déficit presupuestario aacba de obligar al gobierno a aumentar los impuestos, amenazando con erosionar aún más el consumo. Esas fuerzas están golpeando a los restaurantes, desde las tabernas de gran volumen a locales de alto estanding que un en su día sirvieron a banqueros y políticos.

“El chef rival ahora es la comida hecha en casa” apunta el texto, que detalla también como algunos propietarios están invitando a los comensales a traer su propio vino, se cambian los menús, se reducen precios y porciones e incluso se “inventan nuevos cargos por poner más hielo o servir agua del grifo”.

Resaltan que “incluso algunos de los mejores restaurantes se están olvidando de las estrellas Michelin para ofrecer alternativas de menor coste, desde tarifas de trattorias a cocina de hotel estándar. Durante mucho tiempo, un país con un una cultura de bares y restaurante casi sin igual, España se enfrenta a un desafío en sus cocinas que podría poner en peligro su papel de líder de la cocina mundial y amenazar su lugar en las listas internacionales de los mejores restaurantes.”

[Leer el artículo completo en el New York Times]

Print Friendly, PDF & Email