El diario estadounidense recoge en un reportaje de su corresponsal Raphael Minder que 150 obras la colección privada de arte de la Duquesa de Alba -una de las mejores y más amplias de la aristocracia europea- se van a exhibir al público por primera vez. Explican que en España la ley y la crisis no ayudan al mantenimiento de colecciones privadas y muchas de las más importante obras de arte nunca se muestran en público.


(Foto: Flickr/Arteemexposisao)

El New York Times explica que la colección de la Casa de Alba es “una de las mayores en la aristocracia europea y tiene desde obras adquiridas hace más de cinco siglos, a varias impresionistas y otras modernas compradas por actual la Duquesa. El cuadro de Goya, conocido como “La duquesa de Alba de blanco”, es una de las 150 obras que se exponen a partir del viernes 30 de noviembre, en una nueva galería del Ayuntamiento de Madrid”. Y destacan que hay también cuadros de Fra Angelico, Zurbarán, El Greco o Ribera.

El texto añade: “Carlos Fitz-James Stuart y Martínez de Irujo, el heredero explica que hasta hace poco, la familia no había considerado organizar una gran exposición pública, en parte porque `mi madre tenía mucho miedo a dejar que las cosas salieran. Pero las personas evolucionan, cambian las circunstancias, y la hemos convencido´, De hecho, algunas de las mejores obras de arte de España nunca se muestran en público. Aunque la crisis económica está obligando a las familias aristócratas con problemas de liquidez a alquilar sus fincas para eventos privados o convertirlos en hoteles, en España no existe la tradición británica de abrir las propiedades y colecciones al público en general.”

Añaden: “La exposición llega cuando hay importantes recortes presupuestarios para la cultura española, y el gobierno se resiste a aprobar la Ley de Mecenazgo con rebajas fiscales para las donaciones de obras de arte así como para inversiones privadas en cultura. El sector de las artes quiere que estas desgravaciones sean mayores para compensar la caída de los subsidios públicos. La preservación de la colección Alba, por tanto, debe ser celebrada en el contexto de `las leyes españolas que han hecho que sea mucho más difícil para los coleccionistas españoles´, dice Elena Ochoa Foster, que dirige IvoryPress.”

[Leer el artículo completo en The New York Times]