El movimiento que nació el 15 de mayo de 2011 en España atrajo a más gente a la política, propició un nuevo partido y cambió algunas códigos y la forma de hacer política. Aunque los `chalecos amarillos´ tengan características y seguidores diferentes, presentan un paralelismo con los Indignados españoles y al igual que éstos hicieron en España, el movimiento francés va a dejar huella en la política de su país. Es el análisis que hace el diario galo en un artículo que firma Henry de Laguerie y en el que se repasa la trayectoria del 15M comparándola con la de los `chalecos amarillos´.

Le Pariesien recuerda como el domingo 15 de mayo de 2011, centenares de miles de jóvenes españoles se manifestaron en las ciudades de todo el país, dando lugar a un movimiento, nacido espontáneamente en las redes sociales y sin apoyo de sindicatos, ni partidos, que provocó una onda de choque. Añade que protestaban por la austeridad y los recortes y el movimiento creció a gran velocidad al unirse a él jubilados, victimas de la crisis inmobiliaria o funcionarios y fue bautizado como “Los Indignados”. Y resalta que además de las reivindicaciones económicas, pedían la regeneración de la clase política, descreditada por la corrupción, y unos meses más tarde, tras el desmantelamiento de sus campamentos, se crea un nuevo partido, Podemos, que retoma sus demandas y espíritu.

El artículo enfatiza que Podemos es ahora una fuerza insoslayable en el panorama político y aunque es menos radical que en sus inicios, ha cambiado la forma de hacer política en España, popularizando las primarias, poniendo topes a los salarios de sus cargos o financiándose con microcréditos. Y advierte de que aunque los `chalecos amarillos´ en Francia atraen a gente diferente, hay un paralelismo evidente con los Indignados: se trata de movimientos que atraen a más gente a la política y dejan huella, algo que señala que ya ha ocurrido en España y sucederá también en Francia.

Le Parisien es un periódico francés creado en 1944 por Emilien Amaury, destacado miembro de la resistencia gala. Hoy sigue perteneciendo al grupo de la familia Amaury, una de las grandes fortunas del país. Aunque es regional publica también una versión nacional, Aujourd’hui en France, y la circulación combinada de ambas ronda los 500.000 ejemplares, una de las más importantes del país. Su línea editorial fue en sus inicios de derecha y “gaulista”, pero a partir de 1986 adopta una posición de neutralidad, suprime el editorial y apuesta por defender las ideas de sus lectores.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.

Print Friendly, PDF & Email