ACTUALIZACI?N [24-09-08]: La Eurocámara aprueba la reforma, pero abandona parte de las “enmiendas torpedo”. La presión de los internautas ha dejado el punto más polémico en una simple petición a la Comisión Europea de que realice “un estudio sobre las direcciones IP y su utilización” y presente “propuestas” sobre “su utilización como datos personales en algunas circunstancias”.

En Internet una de las cuestiones legislativas europeas que más ruido han hecho en los últimos meses han sido las enmiendas Harbour a una reforma de la legislación europea sobre telecomunicaciones. Fueron anunciadas en julio y provocaron una auténtica marea de indignación en la blogosfera que consideró que eran un ataque directo al P2P -el intercambio de archivos entre particulares- y las bautizó como “Enmiendas torpedo”. El miercoles el Parlamento Europeo vota este texto y todo apunta a su aprobación.

Interior del Parlamento Europeo

En el texto final las medidas más polémicas se han suavizado y el eurodiputado británico que las redactó, Malcom Harbour, ha explicado más detenidamente el contenido de sus propuestas, pero muchos internautas siguen desconfiando de esta reforma y hacen campaña en su contra. Algunos como El Teleoperador incluso piden que se llame a las radios en directo para dar voz a la protesta.

El paquete incluye mejoras para los consumidores, como la transparencia en las tarifas de servicios de telefonía, la obligación de garantizar un servicio mínimo de calidad a un precio razonable, exigencias de accesibilidad para los discapacitados, inversión en investigación tecnológica y una reorganización de frecuencias que permitan una mayor cobertura de Internet sin cables.

Pero las Enmiendas Harbour incluyeron un aspecto que ha sido el centro de la polémica: cuando un internauta visite una web que pueda estar incurriendo en violación de derechos de autor u otros delitos recibirá un advertencia de los operadores. Esto dio paso al temor de asociaciones de internautas y blogueros sobre la posibilidad de que los operadores y empresas proveedoras pudieran retener los datos de estos “infractores”e  incluso llegar a suspenderles la línea, como planteaba la ley francesa.

Los peores presagios de los internautas no se han cumplido y esta posibilidad ha sido descartada, pero muchas voces en la red siguen oponiéndose a las enmiendas. Han creado un wiki con el argumentario en contra y pueden leerse reflexiones contrarias a la medida en blogs de políticos en Bruselas como Carolina López. Las principales quejas de los internautas y bloggers son estas:

Suponen un ataque a la neutralidad de la red, al permitir reducir la velocidad o eliminar el tráfico P2P. Abren la puerta a la instalación de spyware obligatorio que controle las descargas. Hacen que los proveedores de Internet deban monitorizar lo que se descargan los usuarios y les permite acordar con las sociedades de autores qué contenidos son lícitos y cuales no.

La votación podrá seguirse en directo por la recien inaugurada TV on line del Parlamento.