La gente de Metropoli (El Mundo) me pidió la semana pasada una selección de películas para su sección “Pasiones de cine”, donde tienes que elegir tu preferida y la más odiada….ahí lo dejo….. 

 

LAS FLORES DE HARRISON

De cómo una guerra destroza algo más que familias y países,  de cómo genera divisiones entre la decencia y la indecencia, de cómo convierte a los seres humanos en algo deplorable o en valientes de vida cotidiana. Todo eso es ??Las Flores de Harrison?,  una reflexión antibelicista y una crítica a la actuación política y mediática en la antigua Yugoslavia. Muy pocos supieron estar a la altura de un conflicto anunciado,  previsto y menospreciado en el corazón del llamado mundo occidental. Pero además la cinta protagonizada por Andy Macdowell y el menos conocido pero espectacular David Strathairn, (??Buenas noches, buena suerte?) relata una historia de amor más allá de lo humano,  las sensaciones de una mujer frente a la resignación, que se niega a aceptar la muerte de su marido cubriendo como periodista esa guerra, porque que de ser así ??algo en mi interior habría dejado de latir?.  Las divisiones morales que provocan las guerras las encontramos en el cine también entre los dirigentes que las provocan. Por ejemplo, en el clásico ??Senderos de gloria? de Stanley Kubrick, ambientada en Francia durante la Primera Guerra Mundial.  Años después me he encontrado con otras películas que de algún modo se parecen. ??La vida secreta de las palabras? en la que Isabel Coixet de nuevo despierta nuestra conciencia sobre lo ocurrido en Yugoslavia, con la ayuda de la impresionante Sarah Polley  y del gran Tim Robbins y con altas dosis de dolor, esperanza, lágrimas y ternura. En esta lista incluyo también ??Las tortugas también vuelan? de origen iraquí y que, como se pueden imaginar, habla de una guerra actual, protagonizada por niños no actores mutilados física y vitalmente. Un cuento infantil, terrible, necesario?.una película que te quema la piel.
 

RAMBO

??Rambo? representa precisamente lo contrario: la dureza del combate sin matices. Pero además Silvestre Stallone, cuyo gesto torcido no varía en ninguna de las entregas,  amenaza con volver en una cuarta versión dirigiendo, produciendo y protagonizando la película que, según se dice, será ??mucho más sangrienta?. Parece que al actor, la edad no le castiga como ocurre con algunas actrices quienes a partir de cierta edad están en el paro.  Busco algo positivo de ??Rambo??. hay que decir que sus guionistas sí se han molestado en relatar, en cierta manera, el peregrinar de alguien que regresa a la civilización tras la guerra. El protagonista queda convertido prácticamente en un paria, olvidado por quienes prometieron protegerle tras entregar su vida a la causa. Mi ??admiración? por las películas de Silvester Stallone sólo es comparable a la que tengo por las de Steven Seagal y Jean-Claude Van Damme.

 

Print Friendly, PDF & Email
2 Replica a este post
  1. Me parece fantástico tu comentario de la película “Las flores de Harrison”. La primera hora es un folletín, la segunda hora es más impactante y el final…pues eso un final. Rambo…¿Qué decir de Rambo?. A mi me mola, me hace gracia y no me hace pensar. Y hay muchos días en mi vida que mi frase de cabecera es “No siento la piernas”…

  2. Precisamente Stallone ha recuperado el estilo de “Rambo” en la saga “Los mercenarios”. No me gusta trivializar la guerra, pero cualquier espectador sabe discernir lo que es puro cine de evasión de otro tipo de películas que pretenden ir más allá y reflejar la barbarie que se esconde tras un conflicto bélico.