El Committee to Protect Journalists (Comité para la protección de periodistas) ha pedido por carta al Secretario de Estado de Defensa Robert Gates que investigue la muerte en Irak de José Couso y otros 18 periodistas. Es la primera vez que un grupo de defensa del periodismo de EEUU hace una petición en este sentido hablando de “investigaciones exhaustivas, imparciales y públicas“. Llega después de la divulgación del video que muestra como fue acribillado un fotógrafo de Reuters en 2007.

Imagen de previsualización de YouTube

Couso, el cámara de Telecinco, falleció en abril de 2003 cuando un tanque del Ejército de EEUU disparó contra el hotel Palestina, en el que se alojaba la prensa en Bagdad. Fue uno de los primeros periodistas que falleció en Irak a causa de operaciones estadounidenses, pero no el único. El CPJ identifica a 19 más (16 informadores y tres ayudantes), entre ellos Taras Protsyuk que perdió la vida junto a Couso en el Palestina, Tareq Ayyoub de Al-Jazeera, varios corresponsales de Al Arabiya, Mazen Dana, Saeed Chmagh y Namir Noor-Eldeen de Reuters.

 

Imagen de previsualización de YouTube

El Comité para la protección de periodistas explica que cada vez que un informador ha muerto a causa del Ejercito de EEUU han hecho peticiones al Departamento de Defensa para que se investigaran e hicieran públicos los resultados. Ahora además se declaran “perturbados” por las imágenes del video “collateral murder” -hecho público por Wikileaks- en el que se ve como los militares confunden una cámara de fotos con un arma. Algo que ha sucedió también en agosto de 2003 con Mazen Dana.

Además el CPJ asegura que les preocupa el hecho de que en el audio del video se oye a los soldado “pedir” a uno de los reporteros que coja un arma para poder dispararle. Y como a pesar de que ningun arma es visible en el video, el helicoptero recibe permiso para abrir fuego contra el grupo. 

“Aunque no hemos encontrado evidencia de que las tropas estadounidenses intencionadamente tuvieran como blanco a periodistas en ninguno de los casos, nuestra investigación muestra que la mayoría de las muertes o no fueron suficientemente investigadas o el Ejército falló en revelar públicamente sus hallazgos” asegura la carta firmada por Joel Simon, el director ejecutivo del CPJ. [Visto aqui]