Desde hace unos meses, un grupo de ciudadanos intenta poner en pie el Premio Maria Amelia López Soliño. Es también, paralelamente, un homenaje para la “bloguera más anciana de la red” fallecida en mayo de 2009 y un modo de incentivar iniciativas que acerquen Internet a los mayores y les ayuden a integrarse.

 

Imagen de previsualización de YouTube

María Amelia López Soliño se convirtió en una celebridad de la red a finales de 2006. Por su 95 cumpleaños, su nieto le regaló un blog. Y ella lo abrazó entusiasmada pasando a ser la blogger más vieja del mundo. Conectó con miles de personas gracias a su blog e incluso ganó el Premio internacional BOB.

Siempre dijo que en Internet había encontrado un instrumento para luchar contra la soledad y animó a los miembros de su generación a descubrirlo: “Para animar a todos los ancianos a que tengan el Internet. Y para que sus familiares hagan un esfuerzo por enseñarles. Así podrán conocer gente nueva, comunicarse y aprender cosas todos los días. A mí me sacó 20 años de encima. Todos los ancianos con un Internet.”

Entonces se constituyó un grupo de admiradores y seguidores de Maria Amalia, a los que ella llamaba “mis blogueros”. Son los mismos que estan ahora intentando instaurar el Premio Internacional en su nombre. Pretenden homenajearla y sobre todo reconocer la  iniciativa que mejor sirva para acercar la red a los ancianos.

Ya han creado un blog con historias destacadas y donde explican su propósito en favor de los mayores: “fomentar su integración en el mundo tecnológico e internet como medio de combatir el aislamiento en que muchas veces viven, así como animarles a mantenerse intelectualmente activos y a tener una mayor participación social. Pretendemos también que sirva de punto de encuentro entre ellos donde puedan aportar sus opiniones, enlazar sus blogs para que otros les conozcan y servir de plataforma divulgativa de espacios en la Red de su interés.”

De momento no han logrado el apoyo de las instituciones en su propósito. El Ayuntamiento de Muxía se interesó en principio por ello pero pretendiendo destacar su localidad más que el aspecto social del Premio. Asi que recurren a la red en busca de ayuda. Han creado un grupo para catalizar las iniciativas y un perfil en Facebook donde recaban apoyos. Y ya han logrado el respaldo de blogs como Mi mesa cojea y columnistas como Maruja Torres.

Maria Amalia

Print Friendly, PDF & Email