En 2015, 12.404 de los 60.000 presos que están recluidos en las cárceles españolas trabajó mientras cumplía su condena. La gran mayoría lo hizo para la Administración, pero, según el sindicato CCOO, hay unos 3.500 que lo hicieron, y lo siguen haciendo, para empresas privadas. Se trata de una relación laboral legal y que ayuda a la reinserción de los reclusos, pero sin que éstos tengan apenas derechos laborales y con sueldos por debajo del salario mínimo. Un artículo de Ana Requena en El diario.es lo denuncia y publica por primera vez la lista de las 120 empresas española que se benefician de esta práctica.

(Foto: Flickr/Thomas Hawk)

Algunos colectivos como la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía se quejan del “oscurantismo” y la “opacidad” que rodean estas actividades. Explican que en estas relaciones laborales no se aplica el Estatuto de los trabajadores, sino un Real Decreto y que es el director de la prisión el que fija algunos aspectos como el calendario y horario laboral. También se apunta que el sueldo que reciben los presos no es negociable y está por debajo del Salario Mínimo Interprofesional. Algo que según CCOO genera una especie de “dumping” empresarial.

Cuando los reclusos trabajan para empresas privadas lo hacen desde las propias cárceles, que facilitan sus instalaciones y asumen los gastos corrientes. Y según pone de relieve Eldiario.es entre las compañías que recurren a estos servicios las hay de sectores variopintos: desde lavanderías a fabricantes de pelotas de frontón, mamparas de baño y perchas pasando por manipuladores de ajos, envasadores de caramelos o montadores de trofeos y jaulas. Y están además muy repartidas geográficamente.

Asi por ejemplo la empresa Teknia, dedicada a automoción y plásticos, es la que está presente en más sitios al contar con cuatro talleres en cuatro prisiones diferentes. Entre las que trabajan en dos cárceles están presentes Tovic SL, que hace herrajes de aluminio en los centros de Duenas y León, Prendas Industriales Juanju que elabora ropa de trabajo en Alcalá de Guadaira y Puerto III, Novadelta Comercio de Cafés España hace reparaciones en las prisiones de Badajoz y Huelva y Knorr Bremse España SA (Merak) que hace sistemas para trenes en Ocaña I y Ocaña II.

En la lista de 120 empresas también figuran relaciones laborales llamativas como la de Top Candy envasando caramelos en la cárcel de Badajoz, Torfeos Pallart que monta sus productos en Dueñas, Horticola Ikersa SR L.U que envasa tomates en Almería o Sumfumer SL que fabrica ataúdes en la cárcel de Málaga.