¿Se puede hacer una película propagandística contando la historia de 75 soldados que regresan del frente tras la Segunda Guerra Mundial con trastornos psiquiátricos y reciben tratamiento en un hospital? El famoso director de cine John Huston creía que sí y es lo que rodó en 1946, para el Cuerpo de Señales del Ejército de EEUU. Antes había hecho otros dos documentales bélicos, pero en el caso de “Let there be light“, el Departamento de Guerra pensó que podría disuadir a posibles reclutas y prohibió su difusión durante 35 años. Ahora lo han recuperado en Internet.

http://video.google.com/videoplay?docid=7324838937417972680

No se trata de un documental de guerra al uso, ya que no hay batallas sino solo testimonios de soldados en lo que que probablemente sea la primera crónica de la patología del estres post traumatico. Huston pudo filmar en el hospital Mason General de Long Island y pretendía exaltar los métodos curativos del ejército con recuperaciones casi milagrosas gracias a los fármacos y la hipnosis. Pero también mostraba con toda su crudeza lo que la guerra provocaba en las mentes de los soldados.

El film se “liberó” en 1981, pero su difusión fue en cualquier caso muy pequeña. Ahora gracias a la red puede volverse contemplar este excepcional trabajo de John Huston. Ha habido algunas críticas y dudas sobre la “rapidez” de algunas curaciones y lo oportuno que resultaba que siempre hubiera una cámara en momentos intensos, pero quedará como el documental de guerra más atípico que se recuerda. (fuente: algarabía)

Print Friendly, PDF & Email