Proyeccion de un

Un artista español y otro aleman protagonizaron una de las protestas más originales contra la celebración de las Jornadas de la Juventud en Madrid en agosto pasado. Según explica la web Yorokobu, utilizaron una tecnología que permite proyectar imágenes invisibles para el ojo humano pero que quedan grabadas en las fotografías que toma la gente. Asi pudieron plasmar un inmenso “No” justo detrás de Benedicto XVI durante el evento que ahora ha quedado reflejado en miles de fotos.

La tecnología se llama “Image Fulgurator” y ha sido desarrollada por el artista alemán Julius Von Bismarck. Desde 2007, este invento ha permitido a su creador “atacar”a otros lideres mundiales como Obama o el alcalde de Berlin. Y para la protesta contra la JMJ de Madrid, unió fuerzas con el el español Santiago Sierra, responsable del NO Global Tour. Se trata de una gira artística en la cual coloca una inmensa palabra NO en diversas formas físicas. La unión de ambos ha dejado como huella un inquietante “NO” proyectado en distintas apariciones del Pontífice en Madrid.

En Youtube pueden verse varios videos que recogieron la proyección de protesta desde distintos ángulos.

Imagen de previsualización de YouTube
Imagen de previsualización de YouTube
Imagen de previsualización de YouTube

El fulgurator consiste básicamente en una cámara de 35 mm. con un flash sincronizado. La cámara proyecta imágenes en superficies planas en el mismo instante en el que se dispara el flash de otra cámara. En una cámara normal, la luz reflejada de un objeto se proyecta a través de la lente en la película. En el fulgurator el proceso es exactamente el contrario: cuando se dispara el flash, la imagen se proyecta a través de la lente hacia el objeto.

Tan pronto como un sensor registra un destello en algún lugar cercano, la proyección de flash se dispara. De ahí que la proyección se pueda sincronizar con el momento exacto de la exposición de todas las otras cámaras en sus inmediaciones, quedando el mensaje plasmado en las fotos de los demás sin que estos se percaten de la intervención.