En 2009, las exportaciones de material de defensa español supusieron 1.346,52 millones de euros, un 44,1% más de lo vendido en 2008 y record histórico del sector. Más que perjudicar se diría que la crisis ha beneficiado a los vendedores de armas. Paralelamente, la mala situación de la economía ha reabierto el debate sobre el gasto militar. Grupos políticos de izquierdas piden en el Congreso que se recorten las partidas de Defensa para ayudar a la reducción del deficit.

Pistola y bala
(Foto: Flickr/Alyahya Abdulrahman)

Los datos sobre las ventas de armas, material de defensa y de doble uso (civil y militar) en todo 2009 aparecen en un informe elaborado por la Secretaría de Estado de Comercio, según explica El País. Los datos del primer semestre del año se se pueden consultar on line en formato pdf. El control de estas exportaciones es obligatorio desde 2008 y permite comprobar que pese a que en 2009, las ventas al exterior de productos españoles cayeron un 16%, en el sector armamentístico crecieron exponencialmente y suponen ya el 10% de los ingresos por exportaciones.

Casi el 65% de las ventas se dirigieron a países de la UE y la OTAN, destacando la venta de una fragata a Noruega (277,29 millones) y cinco aviones de transporte a Portugal (104,97 millones). Además las operaciones con EE UU se duplicaron, pasando de 22,3 a 55,40 millones. Y en el 35% restante pueden encontrarse ventas a “destinos de especial sensibilidad” como Israel, Arabia Saudi, Marruecos, Venezuela, Cuba, Pakistán, Botsuana, Ruanda o Ghana.

El fotoperiodidta Gervasio Sanchez es uno de los mayores críticos a este papel de España como 6ª potencia mundial en la venta de armas. Lo denunció en un famoso discurso al recibir un premio de periodismo y lo ha vuelto a hacer en televisión.

 

Imagen de previsualización de YouTube

Por otro lado, Izquierda Unica, Iniciativa per Catalunya y Esquerra Republicana han presentado propuestas en el Congreso de los Diputados pidiendo al Gobierno que, además de en las pensiones o los salarios públicos, busque alternativas para reducir el déficit recortando el gasto militar que en los tres últimos años ha pasado de 5.200 a 8.200 millones de euros.

En concreto IU menciona las “inversiones en armamento de alta tecnología, que son muy caras y pueden aplazarse o revisarse” como la compra de aviones y helicópteros de combate y blindados cuyo coste global ascenderá a 18.000 millones de euros. También mencionan la retirada de la misión militar española en Afganistán que costó en 2009, 713 millones de euros al Estado. ERC, por su parte, pide un recorte del 30% en el total del gasto militar.

Print Friendly, PDF & Email