En la pasada feria tecnológica Consumer Electronic Show (CES) 2016 en Las Vegas, una empresa belga presentó su dron Fleye asegurando que se trataba del “más seguro del mundo”. Sus componente móviles y aspas están cubiertos por una carcasa que evita daños en caso de choques con seres humanos. Pero la periodista de la BBC Jen Copestake ha dejado en evidencia la seguridad del aparato al romperlo por accidente mientras elaboraba su reportaje sobre Fleye.

Copestake que trabaja en el programa de tecnología Click´s de la cadena de Tv pública birtánica estaba explicando que el dron tiene el tamaño de una pelota de fútbol y que tiene la pecularidad de permitir la interacción con humanos al tener cubiertas las aspas. Pero cuando intentó tocarlo, el dron se desequilibró y cayo al suelo, rompiéndose.

La periodista relató que el prototipo puede arreglarse fácilmente porque sus piezas pueden imprimirse en 3D y el dron siguió volando. Sin embargo su reportaje deja algunas dudas sobre su vulnerabilidad.