Profesor de Harvard e historiador norteamericano especializado en Rusia y la Unión Soviética, Richard Pipes explica en esta entrevista de radiocable.com cómo ve la actual posición de la otrora superpotencia rival de EEUU.

Pipes considera que las ambiciones de Rusia son las de recuperar su estatus de gran potencia aunque por ahora sus posibilidades están limitadas. Pero sí cree que trabajan con esta meta y se muestra convencido de que utilizan, por ejemplo, la energía como un arma.

Piensa además que el actual presidente Dimitri Medvedev “no cambiará gran cosa”, que Vladimir Putin sigue manejando las riendas y volverá a presentarse en 2012 para gobernar otros ocho años.

Richard Pipes
(Foto: Wikipedia)

Richard Pipes nacido en Polonia en 1923 pero nacionalizado norteamericano en 1943 es uno de los grandes estudiosos de Rusia. Es experto en la Revolución, toda la etapa comunista, la Perestroika y la Rusia actual.

Considera que la pérdida del estatus de superpotencia sigue siendo muy dolorosa para la población y por ello el gobierno actual trabaja para tratar de recuperarla. Aunque no cree que lo consiga porque pese a su extensión es un país pobre que va hacia atrás en muchos aspectos y carece del poder económico y militar necesario. Cree que China será mayor rival para EUUUen 20 o 30 años.

Sobre Vladimir Putin, Pipes opina que se trata de un hombre peligroso y hóstil hacia occidente que le gusta jugar a ser un nacionalista e imperialista ruso. Aunque considera que por ahora sus posibilidades están limitadas por la falta de medios. Y de su “sucesor” Dimitri Medvedev asegura que en algunos aspectos es mejor que Putin por el “valor que le da a la Ley y el Estado de Derecho”, pero no logrará grandes cambios en Rusia, porque los mandos y oficiales del gobierno siguen siendo leales a Putin.

Se muestra convencido además de que Medvedev sólo será presidente tres años más. “Luego Putin muy probablemente volverá a presentarse y será presidente otros ocho años. De hecho Putin habla mucho del año 2020, cuando cree que Rusia finalmente alcanzará sus metas. Será un país rico, poderoso, de nuevo una superpotencia.”

Finalmente en relación al intento de Lukoil de comprar un porcentaje significativo de Repsol se muestra convencido de que forma parte de una estrategia rusa para lograr un monopolio virtual en el suministro de energía a Europa. Cree que si intentaran una operación similar en EEUU, habría preocupación y se opondrían a ella. Asegura que el sector energético no está realmente en manos privadas, sino que es controlado directamente por el gobierno ruso. “Y utilizan la energía como arma”.

Print Friendly, PDF & Email