La Organización por la Libertad de prensa, Reporteros Sin Fronteras, señala en un comunicado que “el levantamiento del estado de sitio, el 6 octubre 2009 por el presidente de facto Roberto Michelleti, una semana tras su entrada en vigor, no significa una real restauración de la libertad de prensa”

Al suspender, el 28 de septiembre, las libertades públicas fundamentales, el gobierno resultante del golpe de Estado del 28 de junio obtuvo el cierre de los dos principales medios de comunicación de la oposición, la emisora Radio Globo y la cadena Canal 36.

Ahora, según la información, “Radio Globo consigue emitir, a pesar de la censura, a través de Internet, desde un estudio clandestino montado en un barrio de Tegucigalpa. No obstante, el medio de comunicación no puede esperar funcionar de nuevo con normalidad hasta que termine un nuevo procedimiento frente a Conatel (Comisión Nacional de Telecomunicaciones), que le quitó su frecuencia”. También debe recuperar sus equipamientos, confiscados el 28 septiembre por las fuerzas del orden. En cuanto a la cadena Canal 36, su material fue destruido por completo durante la intervención militar llevada a cabo el mismo día en sus estudios:

“El regreso en antena de Radio Globo y Canal 36, una de las condiciones puestas por Manuel Zelaya al retomar el diálogo, es un paso indispensable hacia el restablecimiento del Estado de derecho en Honduras. Aún falta mucho”-declara Reporteros sin Fronteras.

Paralelamente a estas reivindicaciones, Reporteros sin Fronteras se ha visto obligada a condenar “los horribles propósitos antisemitas” expresados por el director de Radio Globo, David Romero”.

El Presidente Manuel Zelaya había señalado en varias ocasiones “el apoyo de mercenarios israelíes” a los militares golpistas y el director de Radio Globo, David Romero contestó en antena preguntándose “si Hitler no tuvo la razón de haber terminado con esa raza con el famoso Holocausto”[sic].
Durante una entrevista dada a la agencia Associated Press (AP), el director de Radio Globo presentó disculpas posteriormente, evocando incuso el origen judío de su abuelo.

Reporteros sin Fronteras adivirtió de que “Radio Globo se puede defender como medio de comunicación de la oposición censurado injustamente, pero ya no se podría hacer si se convirtiera en un medio del odio”.

Print Friendly, PDF & Email