Imagen de previsualización de YouTube

Iñaki Gabilondo en Noticias Cuatro: ??Es un rumor sordo. Tan sordo que si uno no se fija bien podría confundirse con el silencio. Pero creemos percibir un creciente enfado ciudadano con los temas de corrupción. ¿Será cierto o nos engañan nuestros deseos?. Porque, naturalmente, nos parecería una gran noticia que tal enfado engordara y se convirtiera en hartazgo, y terminara por dar un serio golpe de aviso en las mesas en las que se toman las decisiones colectivas.

De todas formas, no nos hacemos demasiadas ilusiones. Quince años de liberalismo ??neocon?? han actuado como una mosca ??tse tse?? o una adormidera social. O más bien, como una religión cuya doctrina central era el individualismo. Individualismo que debía defenderse a mordiscos en una lucha competitiva feroz.

La verdad sea dicha, abrazamos la nueva fe con entusiasmo indescriptible y nos hemos hecho devotos practicantes. Y hemos conseguido que el ámbito de nuestras preocupaciones no se aleje más de un metro de la punta de nuestra nariz, y de la punta de la nariz de los que consideremos “los nuestros”. Situación óptima para los sinvergüenzas de toda ralea, que han podido saquearnos sin que nos fijáramos gran cosa. Cuando estalló la gran estafa mundial, lo vimos claro. Pero para entonces ya se nos había debilitado el músculo colectivo.

Y aceptamos con una resignación pastueña las desventuras que caían sobre nuestras cabezas. Incluso, rizando el rizo, apoyamos a los ladrones si eran “de los nuestros”, lo cual es directamente balar y hacer sonar el cencerro. Ahora, ¿son figuraciones nuestras o se percibe un rumor de saludable ira ciudadana a propósito de la corrupción?.

Ojalá sea verdad y se nos esté acabando la paciencia. Porque las historias de corrupción no cesan -hoy les hemos contado unas cuantas- mientras nos llegan datos lacerantes sobre las dificultades de las familias españolas con la crisis. Indignarse es un deber cívico. Buenas noches y hasta mañana.?

 

Las aperturas del informativo de Iñaki Gabilondo, cada día