Antonio García Sampaio, de la Agencia Lusa explica en radiocable.com algunos de los paralelismos entre la situación de Portugal y España, que todo indica que pasan de un gobierno socialista a uno conservador bajo una tormenta económica. Detalla los recortes que ha hecho el ejecutivo portugues como suprimir las pagas extra de todos los funcionarios y pensionistas y la contestación social que han provocado.

Antonio Garcia Sampaio

Antonio García Sampaio cree que tanto en España como en Portugal la gente vota no por el color político, sino por un cambio. Pero aunque hay paralelismos entre los dos países también apunta diferencias: “aqui si se cumplen las encuestas el PP va a gobernar con mayoría absoluta. En Portugal, el gobierno es una coalición”. Pero sobre todo apunta que “Portugal está rescatado” y por ello buena parte del plan de gobierno está determinado por una hoja de ruta marcada por el BCE, la Comisión Europea y el FMI.

El corresponsal detalla algunas de las medidas tomadas por el gobierno en Portugal tras derrotar en las elecciones a los socialistas de Socrates: “una de las más duras es la supresión de las dos pagas extra de todos los funcionarios y pensionistas, también ha habido recortes en prácticamente todos los ministerios, una reducción muy significativa de organismos públicos y va a haber recortes en los presupuestos de sanidad y educación”.

Asegura que en su país se sigue criticando al gobierno de Passos Coelho por la “falta de claridad en cuanto a su estrategia económica”. Y explica que el paro está en niveles históricos y se espera una recesión económica para los próximos años. Hay además una huelga general convocada y contestación social, pero “el gobierno está un poco en estado de gracia. La gente reconoce que hay que hacer cortes… y además siempre se dice que los portugueses son más pacíficos que otros pueblos europeos”.

Antonio García Sampaio cree que “si España sigue el camino de Portugal hay que prepararse para años duros con muchos recortes”. Destaca que una de las pocas promesas de Rajoy ha sido de que no habría más recortes para funcionarios, pero apunta que habrá que esperar a después de las elecciones para conocer el nuevo presupuesto. Y considera en cualquier caso que : “el problema es que hoy día todo está mucho más allá de los gobiernos nacionales. Lo estamos viendo cuando 12 de los 17 países de la zona euro tienen su deuda bajo fuertes presiones independientemente de su situación y solvencia”.

Print Friendly, PDF & Email