BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

image

La propuesta del PSOE provoca un encendido debate televisivo y nos descubre la deficiente cultura democrática española.

España no es un país que se caracterice por su celo con los derechos civiles, pero hay diversas razones por las que el gobierno nos debe una explicación rigurosa sobre el espionaje de la NSA y del CNI.

Las noticias sobre el espionaje en España han tenido un gran seguimiento en la prensa internacional. Desde que fue destapado por Der Spiegel, hasta las últimas informaciones publicadas por The Guardian, hemos visto como crecían los motivos para la preocupación. Aquí están algunas de las razones:


[Pulsa las flechas para avanzar]

La imágen de los diputados levantándose a toda prisa de sus asientos antes de finalizar la sesión del Congreso ha revolucionado las redes sociales. Algunos diputados defendían que iban a perder el avión, pero eso no ha calmado la opinión de los internautas.

El asunto que les ocupaba -recuerda ElPeriódico de Catalunya- no era baladí: la reforma de las pensiones. En la votación, el PP impuso su mayoría absoluta para denegar una solicitud para que el texto sea llevado a pleno después de que vaya a la Comisión de Empleo para debatir las enmiendas parciales, que se pueden presentar hasta el 4 de noviembre. Por tanto, la reforma pasará directamente al Senado para su aprobación definitiva”

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

 

 

(Más info., aquí, y aquí)

Fotografía: Diego Crespo / Moncloa

Fotografía: Diego Crespo / Moncloa / via flickr

 

 

 

El expresidente Zapatero durante su entrevista con Ana Pastor en El Objetivo (foto: La Sexta)

El expresidente Zapatero durante su entrevista con Ana Pastor en El Objetivo (foto: La Sexta)

 

 

Hay indicadores para todos los gustos en la prensa internacional sobre España. Algunos apuntan que la economía empieza a recuperarse, aunque otros ponen en duda esas señales. Pero de lo que no hay duda es de que con pesimismo no habrá consumo, y sin consumo nunca habrá recuperación:

Cartel del World Press Photo con instantánea del torero Juan José Padilla (del autor Daniel Ochoa de Olza )

Cartel vetado del World Press Photo con instantánea del torero Juan José Padilla (foto Daniel Ochoa de Olza, AP )

El Ayuntamiento de Barcelona descartó la propuesta de anunciar la exposición World Press Photo con una instantánea del torero Juan José Padilla (del autor Daniel Ochoa de Olza) y pidió que le enviasen una segunda propuesta, que fue finalmente la elegida. El veto, censura, o simple elección desencadenó la polémica.

¿Qué motivaciones había detrás de la elección de la imagen para el cartel?

Había algo de provocación artístico-política a la hora de enviar al Ayuntamiento de Barcelona la fotografía del torero para la promoción en Barcelona del World Press Photo. En la semana de la hispanidad se eligió un asunto altamente icónico para redecorar las calles de Barcelona.

Quizá sólo fue un intento comercial, quizá artístico, quizá político o quizá una combinación de todos ellos. Evidentemente, divulgar una foto sobre los toreros no le hace a uno partidario de las corridas, como publicar una sobre la guerra no le hace a uno partidario de la misma.

Desde luego como operación comercial ha sido un éxito, y deduzco que de largo recorrido. En Facebook la imagen del cartel sigue siendo la foto del torero.

¿Seleccionar es censurar?

Ahora,  hay quien acusa al Ayuntamiento de Barcelona de censura política: “Censuran los toros y censuran lo español” -repiten en las tertulias. Nada nuevo. El arte, provoca reacciones y emociones. Lo persigue y si es bueno lo consigue.

Censurar es un error, especialmente en el mundo post twitter-. Y que el Ayuntamiento vetase la elección de la imagen ha provocado además el efecto Streisand. Pero aunque es obvio que no se puede defender la censura, resulta llamativo que se rasguen las vestiduras quienes se pasan el día censurando.

Sea como fuere, conviene ser consciente de que, más allá de la polémica política, hay también gente partidaria de rechazar esa fotografía porque consideran negativa la promoción de una persona que se dedica a esa actividad tan cruel. A algunas personas nos ofenden los toros. Nos ofende que ayuntamientos y ministerios todavía protejan y defiendan ese espectáculo.

 

 

Respecto a la decisión artística de elegir esa imagen para el cartel, en mi opinión no fue acertada.
Con la calidad de las imágenes que había este año, tenían otras mucho más intensas: la del niño herido en Siria, por ejemplo . Y lo era en términos periodísticos también: Niños muriendo por efecto de las bombas ante la pasividad internacional resulta un hecho más noticioso que la reivindicación de una tradición festivamente cruel de la pequeña España. Pero imagino que pensaron que la foto del niño podía herir sensibilidades, lo que justifica mejor el debate taurino.

Según dijo Silvia Omedes (fundación Photographic Social Vision): la foto del torero fue elegida porque “es sencilla, metafórica y muestra el espíritu de superación de un hombre que se enfrenta a su realidad. Es un gran mensaje para la situación actual del país”(…) “Aquí no se trata de ser antitaurino o taurino, el mensaje es otro”.

Sin embargo, también admitió en otra entrevista en el blog del CCCB, que el cartel con la foto “puede ser interpretado como símbolo de unas prácticas (las taurinas) y unos valores (los de algunos rituales tradicionales) que están siendo revisados y juzgados por nuestra sociedad”, así que era plenamente consciente del debate que había detrás.

¿Por qué World Press Photo eligió una foto diferente para el cartel de Madrid y el de Barcelona?

Silvia Omedes explica en esa entrevista: “Hemos tenido en cuenta también que Barcelona es una de las últimas ciudades del Estado en exponer las fotografías ganadoras de World Press Photo, y que en noviembre ya se ha visto muchas veces publicada la fotografía World Press Photo del año. Cada edición buscamos estrategias diferentes y creativas en el diseño de la campaña de comunicación para hacerla diferente y atractiva. -

Pero en todo caso, que sensibles son algunos al veto catalán y que piel tan dura tienen en otras ocasiones, pues la censura en España no resulta una actividad nueva ni desconocida:

La Recepción Real del 12-O, en 21 tweets

Son los 21 tweets que escribí tras asistir a la Recepción Real que se celebró el sábado 12-O, “Día de la Hispanidad”.

Además de las impresiones que me llevé y que conté en twitter, también saqué algunas fotografías con el móvil.

Como ya he contado, no había fotógrafos entre la gente, pero tampoco existe un protocolo preciso sobre si se puede tomar imágenes con el móvil allí, o por lo menos eso se me dió a entender. La única instrucción que recibí de un escolta fue que no levantase demasiado el teléfono por encima de las cabezas, por razones de estética.

Algunas imágenes que obtuve son de un simbolismo formidable. Observarlas, es como mirar a través de una cerradura y se puede decir que retratan alegóricamente la España que nos gobierna.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Rodrigo Rato busca anhelante la mirada de Rajoy

Rodrigo Rato busca anhelante la mirada de Rajoy

La foto la tomé en la Recepción Real del 12-O. No existe un protocolo preciso sobre sí se podía tomar imágenes con el móvil y la única instrucción que recibí de un escolta fue que no levantase demasiado el teléfono por encima de las cabezas, por razones de estética.

Así qué al ver a Rodrigo Rato buscando anhelantemente la mirada de Rajoy, tomé el teléfono e hice dos fotografías. Una desenfocada, y otra esta que veis.

Es un momento congelado formidable, por todo lo que representa. Y representa muchas cosas. Lo primero porque Rodrigo Rato, imputado, fue invitado a toda una recepción de Estado. Y sospecho que no era el único imputado entre los mil invitados. Y vayáis a pensar que había inquietud por verse con él. Compañía no le faltó. Consejos tengo.

Lo segundo por su mirada. Quizá buscaba embelesado la indulgencia de Rajoy, o quizá anhelaba un gesto de complicidad del Presidente. Puede, a lo mejor, que estuviera tratando de agradecerle algo, o puede simplemente que estuviera ensimismado pensando “ese puede haber sido yo”, recordando que un día fueron pares en el cuaderno azul, -como decía en twitter @antoniodemiguel .

Pero así quedó retratado el gesto. Y la España que tenemos.