Con el empuje de Obama, Estados Unidos sigue tratando de diseñar una política de impulso a las energias renovables lo más eficaz posible. Y uno de los mayores “modelos” en los que se están fijando es el de España. Ahora por el boom de la energía solar. El caso español ofrece muchas lecciones de las que aprender según el New York Times, tanto para bien como para mal.

Articulo del NY Times

Un reportaje publicado este 9 de marzo por el diario norteamericano se fija especialmente en lo sucedido en Puertollano y el boom de 2007. El guante lanzado con los generosos incentivos del gobierno para tratar de crear una potente industria de energía solar fue recogido con fuerza por esta ciudad tradicionalmente ligada al carbón. Se crearon dos enormes plantas solares, llegaron empresas fabricantes de paneles y componentes y se instalaron institutos de investigación…

Puertollano renació. Los granjeros vendieron tierras, se abrieron comercios, llegaron bancos y oportunidades, y el paro, que llegó hasta el 20%, se recortó drásticamente. El problema es que el tiempo reveló que muchas de las instalaciones eran de mala calidad y la sobreabundancia de plantas podía suponer otro problema: que el estado se viera obligado a subvencionarlas casi para siempre. El gobierno español reaccionó cambiando el sistema drásticamente… y cortando por lo sano el boom y la burbuja de Puertollano.

Ahora en EEUU se fijan en experiencias como la española para desarrollar su propia industria. Para desarrollar la energía solar, los subsidios son imprescindibles, pero se hace necesario encontrar el punto exacto para estimular la industria y hacerla al mismo tiempo rentable.

Existen consultoras norteamericanas especializadas en las energías renovables. Cassidy DeLine es responsable de una de ellas, Emerging Energy Research, y lo tiene claro: “EEUU está realmente detrás de Europa en esto y si esperamos hasta que la energía solar sea competitiva en sus costes por sí misma, podemos perder el barco y la oportunidad de modelar el mercado”.

De hecho el reportaje del New York Times aboga por seguir el ejemplo español, aprendiendo de sus errores. En Puertollano, muchos negocios y empresas quebraron, pero otras se “reinventaron” y han vuelto al mercado. Para la ciudad el boom fue como un lavado de cara… pero también una visión de un futuro económico nuevo. De hecho el paro aunque ha vuelto a crecer sigue lejos del 20% de otras épocas y grandes empresas como Iberdrola han apostado por estas tierras castellano-manchegas para instalar la mayor planta termosolar de Europa. [ver pdf]

Un panel solar
(Foto: Flickr/Chandra Marsono)

Print Friendly, PDF & Email
3 Replica a este post