El referéndum de octubre y en general la forma en que se están gestionando las reclamaciones independentistas en Cataluña por las dos parte está provocando un “enorme y trágico lío” y es un ejemplo de cómo “manejar mal las pasiones, sueños y antipatías de una nación”. Es lo que asegura una columna de Mathew Parris en el semanario conservador británico. Sostiene que el último repunte de tensión coincide con una “disminución de la fiebre independentista” y considera que los líderes catalanes buscan una respuesta violenta de Madrid para reavivar la llama. Pero también critica la respuesta del gobierno en minoría de Rajoy al que cree que no le disgusta una “causa popular” que le refuerce. Y enfatiza que todo esto sucede en un conflicto que “ningún bando puede ganar”, pero desde fuera se ve como “irritantemente resoluble”.

En The Spectator, Parris critica el “enorme y trágico lío” que se está montando en España con la manera en que se está gestionando las demandas independentistas de Cataluña y en concreto, la última escalada de tensión con el anuncio de la ley del referéndum de la Generalitat y la respuesta gobierno español asegurando que impedirá el referéndum del 1 de octubre “por la fuerza si es necesario”. Sostiene que esto coincide con una situación en la que las encuestas evidencian una disminución de la fiebre independentista y con una “clara mayoría social” en contra de la separación de España. Y considera que la forma en que ambos bandos intentan aumentar la tensión es un “modelo de cómo gestionar mal las pasiones, sueños y antipatías de una nación”, precisamente aunque el conflicto “parece visto con ojos externos irritantemente resoluble”.

La columna afirma también que las “furiosas certezas” que sienten los participantes han hecho que se gravite hacia los extremos. Explica que es un visitante frecuente de Cataluña y de Andalucía y apunta que es cierto que los catalanes son diferentes “pero no tan diferentes como ellos creen”. Asimismo afirma que los españoles deberían mostrar un poco más de respeto hacia uno de sus pueblos “más trabajadores y talentoso”. Critica además las “grandes ideas equivocadas” que hay en ambos bandos. Pero sobre todo advierte de que a pesar de que no hay “expectativas razonables” de que el referéndum de octubre difiera mucho del de 2014, los independentistas catalanes lo están impulsando porque quieren “una respuesta violenta de Madrid para reavivar la llama”. Mientras que considera que a Rajoy no le disgusta tener una “causa” para reforzar su gobierno en minoría. Compara la actitud de ambos con la “sobreactuación” del flamenco, pero advierte de que es una cuestión “seria”.

The Spectator es un semanario británico que se publica desde 1828 y está considerado una institución en Reino Unido. Pertenece a David y Frederic Barclay que también son dueños del Daily Telegrah. Su línea editorial es de derechas, euroescéptica y cercana al Partido Conservador. Es de hecho la publicación de referencia de los intelectuales y políticos de derechas británicos y entre sus directores ha habido destacados dirigentes conservadores como Boris Johnson, el ex alcalde de Londres y acutal ministro de exteriores, que llevó el timón entre 1999 y 2005. En 2016 ha batido su récord de circulación con 71.707 ejemplares entre papel y digital.

Advertencia: Por respeto a la ley L.P.I. española, radiocable.com ni reproduce textualmente ni publica links a los textos externos que han llamado la atención de nuestro equipo. Si desea conocer la literalidad del artículo acuda directamente al medio referido.