María Tadeo explica en radiocable.com que el dato final del 5,2% del déficit español ha sorprendido a todo el mundo por lo elevado y supone problemas para el gobierno. La corresponsal de Bloomberg recuerda que desde Rajoy a De Guindos y Montoro estuvieron insistiendo hasta hace un mes, incluso en Bruselas, que España cumpliría su objetivo de déficit cuando al final el desvío ha sido “importante”. Advierte que esto va a afectar a España a la hora de gestionar su respuesta y la reacción de Bruselas: “La gente se va a preguntar que por qué fiarse de un gobierno que aseguró que cumpliría”.

María Tadeo asegura que lo que ha sorprendido a todo el mundo ha sido el dato del déficit de un 5,2% del PIB: “Todos con los que hablamos desde Bloomberg, los analistas, la propia Comisión que preveía un 4,8%… nadie esperaba un 5,2%. Es una desviación bastante grande. No fue por sorpresa, porque el gobierno filtró bastante el número y ya desde el lunes o martes todo el mundo sabía o intuía que estaría en en el rango del 5%. El gobierno jugó así a evitar el factor sorpresa y la bomba que hubiese sido anunciarlo en rueda de prensa, y lo centró en quién tenía la culpa de la desviación.”

Pero señala que pese a esto el incumplimiento del déficit es problema que no deja en buen lugar al gobierno: “El PP e incluso el propio Rajoy prometieron por activa y por pasiva que se cumpliría e insistían en Bruselas en que iban a llegar. Luis de Guindos incluso dijo la famosa frase de `España siempre cumple´, Montoro también habló de ajuste para lograrlo… Y ahora salen con una desviación del 5,2% que es bastante importante. Yo creo que les va a afectar a la hora de gestionarlo. Porque la gente se va a preguntar `por qué fiarse de un gobierno que hasta el mes de febrero insistía en que iba a llegar al objetivo´.”

La corresponsal apunta que ante la pregunta de cómo era posible que el propio presidente del gobierno a un mes de dar el dato y con el ejercicio ya cerrado, hablara de un 4,5%, casi un punto de diferencia, la respuesta de Montoro la sorprendió: “Dijo que Rajoy había dado un dato genérico sin hablar con Hacienda… pero eso deja al presidente en una posición difícil y no da imagen de seriedad. Sobre todo a cara a fuera o ante los inversores.”

María Tadeo también comenta la explicación de Montoro de que la culpa del déficit es de las comunidades autónomas: “Realmente él como ministro de Hacienda es la persona que tiene que hacer que todas las autonomías cumplan. Él es el gestor y además en el año ya se venía viendo que muchas comunidades ya iban pasadas y en algunos casos casi triplicaban su objetivo.”

En cuanto a las consecuencias para España que este incumplimiento de déficit puede suponer y en concreto si Bruselas podría exigir un nuevo gran ajuste, la corresponsal apunta: “Moscovici ya advirtió antes de las elecciones de que si había un desajuste habría que tomar medidas aunque no dijo cuáles. También se habla de una posible multa de la comisión incluso algún medio ha dicho que podría ser en mayo, pero yo creo que eso es precipitado. Sobre todo porque nunca se ha multado a nadie antes.”

Tadeo añade que habrá que ver cómo reacciona el gobierno en el plan de estabilidad que tiene que presentar en abril y que estará muy centrado en control de déficit regional y luego ver que hace la Comisión: “Con los últimos datos que ha dado el Banco de España, lo que parece claro es que España no va a llegar a la meta del 3% de PIB déficit en 2017 ni con este gobierno, ni con ningún otro partido a la cabeza porque el ajuste es mucho. En cualquier caso hasta mayo no se sabrá si hay algún tipo de penalización. Pero dado que la Comisión ha usado a España como el ejemplo de país que ha puesto en marcha las reformas y recortado donde tenía que recortar, veo complicado que ahora sancionen al mismo país.”

María Tadeo es corresponsal de Bloomberg News en Madrid desde enero 2015. Anteriormente trabajo en Londres para The Independent. Ha escrito sobre los fallos no corregidos de la economía española, sobre cómo el riesgo político provocó la fuga de capitales de 2015, la bonanza para los hoteles de Barcelona gracias al MWC y a la moratoria de Colau, o la atracción de Albert Rivera sobre los inversores extranjeros.