El diario británico destaca que Palma está apostando por rutas para correr o montar en bici y en general hacer deporte como estrategia para atraer turistas fuera de la temporada estival. Sin embargo el texto sostiene que las autoridades mallorquinas pueden y deben hacer más para aprovechar el interés por la “auténtica” Mallorca además del sol y playa. El artículo es de Anna Nicholas y se titula “Is Majorca really up and running?”

The Telegraph destaca que en el último World Travel Market, la Fundación para el turismo de Mallorca anunció una estrategia para posicionar Palma como destino ideal para una escapada centrada en el deporte. Recuerdan que la ciudad ya tiene carriles ciclistas y bicicletas de alquiler y ahora el siguiente paso es crear rutas para correr. Y apunta que esto puede sonar a un nuevo “desesperado intento” por atraer gente una vez terminada la temporada de verano. Pero recuerda que antiguamente Mallorca recibía visitantes todo el año porque tenía hoteles que seguían abiertos con buenos precios, siendo una opción atractiva para los británicos que querían escapar del invierno.

El texto sostiene que esto ya no es el caso porque en los últimos años, la isla se ha dormido en los laureles y carece de una estrategia turística coherente e innovadora. Y asegura que existe un interés por Mallorca fuera de sus playas, por la Sierra de Tramuntana, su vida salvaje, sus cuevas, cultura o gastronomía. Considera que la apuesta por el deporte está bien, pero las autoridades también deberían afrontar el problema del precio de los hoteles, el cierre de establecimientos en invierno y la disminución de vuelos.

El Daily Telegraph es un periódico británico fundado en 1855. Está considerado el diario conservador de referencia y suele defender posturas atlantistas y antieuropeas. Pertenece desde 2004 a los hermanos David y Frederick Barclay -considerados los dos hombres más ricos del Reino Unido en el sector de los medios y la publicidad- que también poseen la revista The Spectator y el diario escocés The Scotsman. Es el primer diario británico que creó una edición online en 1994. En agosto de 2013 su circulación fue de 557.536 ejemplares, la mayor entre los grandes rotativos británicos, excluyendo a los sensacionalistas. En mayo de 2013, uno de sus periodistas económicos más destacados publicó un controvertido artículo asegurando que España era “oficialmente insolvente” y recomendaba sacar el dinero mientras se pudiera.