El diario británico afirma un artículo de Teresa Hunter que algunas aseguradoras denuncian que en España se está bloqueando la tarjeta sanitaria europea y muchos turistas están siendo desviados hacia hospitales privados en vez de centro públicos gratuitos. Incluso hablan de que se soborna a tour operadores y taxistas para que lleven a los extranjeros a estas clinicas donde tienen que hacer frente a abultadas facturas por su tratamiento. Y destaca que los problemas se han dado sobre todo en los centros híbridos de gestión público-privada.

Una portada del Daily Telegraph
(Foto: Flickr/Adrianrus)

El Daily Telegraph dice: “Quienes van de vacaciones a España están siendo avisados que hospitales y clínicas están pagando cada vez más incentivos para atrapar a los turistas con grandes facturas por sus tratamientos. Se están ofreciendo sobornos a operadores turísticos, taxistas y hasta policías para dirigir a los turistas a los hospitales con problemas de liquidez, según las aseguradoras.”

Añaden: “Estos hospitales se niegan a aceptar la tarjeta sanitaria europea, que proporciona tratamiento de forma gratuita, dejando a los viajeros de más edad y a las personas con problemas médicos pre-existentes en una situación especialmente vulnerable. Y les presentan facturas abultadas por sus cuidados. Tan agudo ha llegado a ser el problema que la Comisión Europea ha advertido a España de que podría emprender una acción legal formal o `procedimiento de infracción´ tras recibir quejas de varios ciudadanos de la UE a los que no se aceptó la tarjeta sanitaria.”

Explican: “El sistema sanitario español es complejo. Tiene hospitales públicos y hospitales privados, y un tercer sector híbrido, que es de gestión privada pero proporciona tratamientos financiados por el Estado. La tarjeta sanitaria europea puede no ser aceptada en los hospitales privados, pero debería ser válida en las otras dos categorías. Los problemas de rechazo en gran medida han surgido en el sector híbrido.”

[Leer el artículo completo en el Daily Telegraph]

El Daily Telegraph es un diario británico fundado en 1855. Está considerado el diario conservador de referencia y suele defender posturas atlantistas y antieuropeas. Pertenece desde 2004 a los hermanos David y Frederick Barclay -considerados los dos hombres más ricos del Reino Unido en el sector de los medios y la publicidad- que también poseen la revista The Spectator y el diario escocés The Scotsman. Es el primer diario británico que creó una edición online en 1994. En marzo de 2012 su circulación fue de 576.378 ejemplares, la mayor entre los grandes rotativos británicos, excluyendo a los sensacionalistas.