Cecile Thibaud, de la revista gala L´Express y La Tribune de Geneve y vicepresidenta del Círculo de Corresponsales Extranjeros explica en radiocable.com que la rapida aprobación de un techo de deuda en España parece una “clara imposición de Bruselas”. Pero no cree que resuelva los problemas de España con los mercados a corto plazo. Ve al gobierno “echando carne a las fieras”, pero sin lograr tranquilizarlas y se pregunta “una vez que has acabado tu carne ¿que puedes dar?”

Cecile Thibaud

Para Cecile Thibaud es paradójico que Francia y Alemania insistan ahora tanto con el equilirbio presupuestario cuando hace diez años, cuando ellos no cumplían conel deficit cero, lo consideraban “inutil o anecdótico. Pero ahora parece que tras la compra de obligaciones italianas y españolas del BCE, los dos países han decicido ejercer un mayor control sobre la zona euro:”de alguna manera se da la sensacion de que el gobierno económico se escapa hacia Frankfurt o Bruselas”.

La corresponsal explica que en Francia hay debate sobre la conveniencia de fijar un techo de deuda: “se está de acuerdo en que hay que dar mensajes a los mercados, pero no esta claro si esto es marketing financiero o un tema de fondo” y “hay economistas que defienden la idea de los ciclos económicos. En unos habrá superavit y en otros deficit. Y que la regla de oro del deficit cero en sí no es buena, ni aconsejable”.

Thibaud asegura que ver como PP y PSOE “que no se ponen nunca de acuerdo en cosas mass sencillas se pongan de repente de acuerdo en pleno agosto da sensación de imposición clara de Bruselas, o de Paris y Berlin”. Pero cree que la medida no va a resolver los problemas de España a corto plazo y “lo que piden los mercados son cosas para ya”. Considera que España “siempre habia sido un pais bien gestionado” y que el actual deficit es debido a la explosión de la burbuja inmobiliaria y la crisis internacional”

Y explica la acción del gobierno de Zapatero desde mayo es como “echar carne a las fieras. Dan trocitos, recortando derechos sociales, reformando el mercado laboral, el financiero… pero a pesar de todo eso no tranquilizan a las fieras. Asi que una vez que has acabado tu carne ¿que puedes dar?”.