BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

[OPINION] La pregunta, ¿Qué pasa si nos vamos de Afganistán?, la hacía hace unos días en portada la prestigiosa revista Time autocontestándose con una fotografía: una jóven mutilada por su marido. La revista también estaba contraprogramando las revelaciones de Wikileaks, recién conocidas. Y ese día Time dinamitó la línea que separa el Editorial, del periodismo y la política. La revista no estaba realizando una pregunta, estaba intentando inclinar la balanza de la opinión pública.

Un comentario dejado por un lector se encargaba de certificar la polémica contestando: “Lo que le pasó a Aisha no sucedió hace 15 años, sucedió el año pasado?. Por lo tanto sucedió mientras EE UU estaba allí, no porque se fueran.

 

La foto desde luego es brutal: Cuando Aisha tenía 12 años fue entregada en matrimonio a un talibán que abusó de ella y que llegó a obligarla a que durmiera en un establo con los animales. La joven trató de escapar. Un líder talibán ordenó que fuera castigada y el marido le cortó la nariz y las orejas abandonándola mientras se desangraba. Pero ella consiguió salvarse y tras la portada, una clínica de EE.UU se ha ofrecido para la reconstrucción facial.

La historia es atroz y nadie en su sano juicio puede permanecer impasible ante esa imágen. Sin embargo, lamentablemente,  la presencia militar en Afganistán no tiene que ver con esa imágen: ¿Alguien se cree que estamos en ese país con el objetivo de defender los derechos humanos? ¿No sucedían las mismas atrocidades cuando EEUU luchaba en alianza con los talibanes contra los rusos? ¿Entonces la guerra emprendida por Rusia era justa?

Si la misión del despliegue internacional se limitase a la justicia y los Derechos Humanos el debate sería bien diferente pero todo es una farsa mediático-militar.

Congo, Somalia, Sierra Leona, Yemen,Sri Lanka, Nigeria, son otros paises que sufren situaciones igualmente cruentas, donde se violan sistematicamente los derechos humanos y donde la vida no tiene valor. Pero esos son conflictos olvidados por el primer mundo porque no producen réditos ni cuentan con una posición geoestratégica determinante, ni con estratégicos pasos para el gas, ni desde allí se han planificado los ataques al corazón y el orgullo de los EEUU.

Cuenta Público.es que el director de Time Richard Stengel dijo que no publicó la noticia con esa foto “para mostrar apoyo al esfuerzo bélico de Estados Unidos ni como oposición a ello”, sino “como una ventana a la realidad de lo que está pasando”. Pero la realidad es que semejante portada no la soñó ni el propio Bush.

Porque a la pregunta de ¿Qué pasa si nos vamos de Afganistán?, es fácil responder diciendo: pero ¿y que pasará si nos quedamos?

Print Friendly, PDF & Email