“¿Derribará la burocracia española la catedral española construida por un solo hombre?” Con este titular, un artículo de Time relata la historia y el caso de Justo Gallego, el ex-monje de Mejorada del Campo que desde hace casi 50 años construye una catedral con su propias manos y en solitario. La revista revela que el futuro de este proyecto está en peligro por la falta de una licencia de construcción, lo que la deja en un “limbo legal”.

La Catedral de Justo Gallego
(Foto: Flickr/hapephotografix)

Time recoge como desde hace casi 50 años y para agradecer a Dios por su curación de tuberculosis, Justo Gallego ha trabajado cada día para a construir su catedral en Mejorada del Campo, en las afueras de Madrid: “Hoy más de la mitad de la catedral está hecha y ha convertido a su creador y a la localidad en famosos en toda España. Pero a sus 85 años, Gallego sabe que nunca verá su proyecto acabado. Espera que la diocesis local se ocupe de ello cuando haya muerto, pero en realidad un problema con los permisos puede terminar derribando su obra”, explican.

 

Imagen de previsualización de YouTube

La construcción de la catedral no está oficialmente reconocida por la Iglesia y se ha hecho sin permisos. Las autoridades municipales admiten que durante años miraron hacia otro lado “en parte por el cariño del pueblo hacia Gallego y también porque pocos pensaban que tendría éxito”. Ahora sin embargo, el ex monje prepara las cosas para cuando ya no esté y tiene intención de legar el proyecto a la Diocesis de Alcalá de Henares.

Y ahi está el problema. El vicario y consejero legal Florentino Rueda asegura que la catedral de Justo es “admirable y me arrodilló ante su fe”, pero manifiesta que las “construcción es ilegal, lo que significa que podríamos heredar un problema”. Rueda asegura que no quieren ser los “malos” que derriben la catedral y que les gustaría legalizarla pero se pregunta cuanto costaría y si alguien se hará cargo del seguro.

En estos 50 años, Justo Gallego ha perseverado en su propósito gracias a su tesón y a la ayuda de voluntarios y empresas que le han cedido tiempo o material. Su epopeya ha sido protagonista de numerosos films y documentales. También logró una gran popularidad tras ser protagonista de la campaña de publicidad de una conocida marca de refrescos.

 

Imagen de previsualización de YouTube

Ahora Justo asegura que no le preocupan los problemas legales, confía en “las leyes de Dios que me han ayudado a llegar hasta aqui”, pero el futuro de su edificación está en el alero. La Iglesia y las autoridades municipales y autonómicas tendrán que pronunciarse. El caso apenas ha tenido repercusión en los medios españoles, pero de momento, la catedral ya puede presumir de estar recibiendo apoyo de la prensa extranjera.

Justo Gallego
(Foto: Flickr/Anam1973)

Print Friendly, PDF & Email