Aunque no añade apena más información, el vídeo es lo suficientemente explícito: un robot con aires de estrella del heavy es capaz de tocar una batería con más que acierto. Hay que decir que tiene la ventaja de sus cuatro brazos, que le permiten atreverse con ritmos más arriesgados.

El invento se pudo ver en Melbourne en la celebración del “Big Day out” y estaba acompañado por una bailarinas de barra o lap dance… también robóticas.

Imagen de previsualización de YouTube