Imagen de previsualización de YouTube

El momento exacto

 

Vincent Brossel, -uno de los tres activistas de Reporteros Sin Fronteras que irrumpió en el acto de encendido de la llama Olímpica-, es entrevistado por radiocable.com, donde cuenta los detalles de la acción :

“Queríamos llevar esta crítica al sitio mismo de Olimpia, porque es el corazón del movimiento olímpico”.

Brossel afirma que llegaron al país 48 horas antes, y ese día se acreditaron, y accedieron al lugar del acto sin dificultades:

“Estábamos en tres lugares diferentes”, señala, “con un plan organizado previamente”. Habían decidido actuar cuando comenzara la intervención del responsable Chino. En ese momento “salimos de donde estábamos. Teníamos estas banderolas escondidas en el pantalón”

Se coordinaron -cuenta- gracias a un mensaje de móvil:

“con el sms del teléfono celular puedes coordinar cosas de manera muy discreta y así funcionó, aunque a pesar del dispositivo griego había fallos. Tuvimos que correr un poco y así lo hicimos”

En efecto, a pesar de que el gobierno griego había anunciado horas antes un endurecimiento de las medidas de seguridad por temor a que activistas protibetanos interrumpieran el acto, tres activistas de RSF consiguieron irrumpir en el acto.

Durante la ceremonia de encendido de la llama de los Juegos Olímpicos, uno de los activistas consiguió llegar a la tribuna oficial, en el momento en que intervenía el responsable chino del Comité de Organización de los Juegos (Bocog), Qi Liu. El activista tuvo tiempo de desplegar la banderola con la leyenda “Boicot al país que pisotea los derechos humanos”. El segundo miembro de RSF fue detenido, mientras que el tercero, Vincent Brossel,  gritaba tras la tribuna oficial “Libertad, libertad”. Brossel, fue también expulsado, en verano, de China por exigir a Pekín la liberación del centenar de periodistas disidentes encarcelados.

??Si la llama olímpica es sagrada, los derechos humanos lo son más? […] ??No podemos permitir que el gobierno chino haga uso de la llama olímpica, un símbolo de paz, sin denunciar la dramática situación de los derechos humanos en el país? -dijeron los activistas de RSF tras la acción.

Sobre la posición española Brossel afirma:

“nuestro argumento sobre el boicot de la ceremonia de apertura es simple. Los jefes de gobierno como Zapatero deberían poner su presencia en el balance. Que amenacen con no ir. Si dices que vas, no tienes ninguna manera de presionar al gobierno chino”.

Reporteros Sin Fronteras ha denunciado reiteradamente la represión que sufren tanto la libertad de expresión, la población, los periodistas y los medios de comunicación en China.

 

“Para conseguir la organización de los JJOO, las autoridades chinas prometieron al COI, y a la comunidad internacional, mejoras concretas en el terreno de los derechos humanos -dice RSF-. Pero una vez lograda la victoria, han cambiado el tono. Las promesas no se han cumplido. Un asunto grave si tenemos en cuenta la fuerte persecución que sufren allí los profesionales de la información:

Actualmente, en China hay encarcelados al menos 30 periodistas y 50 internautas. Algunos desde los años 80. El gobierno bloquea miles de sitios informativos de Internet.

Se interfieren los programas en chino, tibetano y uigur de una decena de radios internacionales. Tras los sitios de Internet y los foros de discusión, las autoridades se concentran ahora en los blogs y los sitios que permiten el intercambio de vídeos.

Todas las herramientas de blogs del país incluyen filtros que bloquean las palabras clave que los censores consideran ??subversivas?.

La ley sanciona fuertemente la ??divulgación de secretos de Estado?, la ??subversión? y la ??difamación?, acusaciones que frecuentemente se utilizan para silenciar las voces más críticas. A pesar de que han disminuido las medidas que enmarcan el trabajo de los periodistas extranjeros, para los medios de comunicación internacionales sigue siendo imposible emplear a periodistas chinos, o desplazarse libremente al Tibet y a Xinjiang.

 

Sección de la opinion de los bloggers más populares