Se llama Montefrío, se encuentra en la comarca de Loja, en la sierra de Granada y hasta otoño de 2015 era un lugar tranquilo y poco transitado por los turistas. Pero entonces, la revista National Geographic eligió a la localidad como una de las 10 con mejores vistas del mundo. Y desde entonces, la afluencia de turistas se ha multiplicado por quince.

En octubre pasado, National Geographic publicó un reportaje sobre los diez pueblos con mejores vistas del mundo. Incluyó localidades como Cordes du Ciel (Francia), Fontainhas (Cabo Verde), Ortahisar (Turquía) u Orviet (Italia). Y junto con ellos, Montefrío. Destacando que se encuentra “encajada entre dos profundos tajos” y que su silueta fortificada “sorprende recortándose en el cielo”. También destaca que alrededor tiene peñas y riscos cálcareos en los que abundan los vestigios de asentamientos neolíticos.

Y esta descripción ha provocado un boom turístico, que se pudo comprobar en el puente de Todos los Santos justo posterior a la publicación del artículo. Si en 2014, en esos días Montefrío tuvo unos 60 visitantes, en 2015 pasó a más de mil. Y este verano, la afluencia se ha disparado hasta unos 3.000 turistas semanales.

El pueblo ha reaccionado para aprovechar este motor de desarrollo. Ha mejorado los miradores, inaugurado un servicio de tren turístico y el único hotel de Montefrío y la oficina de turismo trabajan a pleno rendimiento. Aparecer en una web con más de 800.000 visitas mensuales ha cambiado la vida del lugar.