BLOG

Fernando Berlín, el autor de este blog, es director de radiocable.com y participa en diversos medios de comunicación españoles.¿Quien soy?english edition.

La prensa extranjera sigue incrédula ante la persecución contra Garzón. Desde China a Francia pasando por Bélgica donde Le Soir titula: ??Baltasar Garzón, culpable por tener razón?, o Brasil donde Carta Capital titula: ??¿No pasarán? Allá como aquí?.

??La condena de un juez por investigar crímenes contra la humanidad no tendría precedentes en el mundo. Si se consuma, será la prueba de que la tan elogiada transición española a la democracia nunca llegó a completarse. Como en Brasil?.

Una de las escasas críticas que pueden leerse en el extranjero contra Garzón, estos días, llega de la mano del norteamericano Wall Street Journal. El diario de Rupert Murdoch pPublica un Editorial contra el juez titulado: ??La jurisdicción universal se lleva su merecido?. No es, evidentemente, un texto dirigido contra Garzón por perseguir el franquismo, sino que el diario aprovecha para criticar la ??jurisdicción universal? española, que tanto dolores de cabeza ha dado a Israel, Chile, China e incluso a algunos militares norteamericanos relacionados con el caso Couso…

??El juez español Baltasar Garzón fue imputado la semana pasada por su instrucción de las ejecuciones y desapariciones durante la Guerra Civil. Un juez del Tribunal Supremo español le acusó de manipular la justicia, sobrepasar su jurisdicción e ignorar una amnistía de 1977 de las atrocidades vinculadas con la dictadura de Franco. Resulta, por tanto, que sí hay límites a la jurisdicción de España, al menos en España. Garzón accedió por primera vez al estrellato jurídico internacional por la emisión de una orden de detención en 1998 que llevó a las autoridades del Reino Unido a poner al ex hombre fuerte chileno Augusto Pinochet bajo arresto domiciliario durante más de un año. La orden se basaba en el concepto de ??jurisdicción universal?, según el cual un juez de cualquier Estado reclama jurisdicción legal sobre individuos de otros países sospechosos de haber cometido determinados delitos. Los admiradores del juez consideran que la orden contra Pinochet fue la misma esencia de la justicia. En su momento advertimos que era una receta para la anarquía legal y la discordia internacional?.

??El juez afronta un proceso y, de ser condenado, podría prohibírsele ejercer hasta durante 20 años.

Serán los españoles, en España y según la legislación española quienes determinen si es legal que un juez español pueda librar de nuevo la Guerra Civil española de hace 70 años. Lo que nos suena correcto. Esperamos que los imitadores de Garzón otorguen a otros países el mismo respeto?.