Reiner Wandler, del diario aleman Die Tageszeitung valora en radiocable.com la detención del ex presidente de la CEOE, Gerardo Diaz Ferran. Asegura que esto puede reforzar a medio plazo las opiniones negativas en en el extranjero sobre España, pero sostiene que también demuestra que la Justicia es cada día más independiente y “ha perdido la fe en esta clase política”.

Reiner Wandler

Reiner Wandler señala que la detención de Diaz Ferran le ha parecido “muy interesante como periodista y como ciudadano no puedo negar cierta alegría. Porque me pareció tan inaudito cuando el señor Diaz Ferran cerró todas sus empresas que dijera que tenía en sus cuentas solo 600 euros. Estamos acostumbrados a que algunos intenten ocultar sus fortunas, pero me pareció descarado hacerlo a ese nivel”.

Recuerda que el mandato de Diaz Ferran al frente de la CEOE no se caracterizó por ser “una presidencia muy dialogante o responsable en el sentido de buscar o mantener la paz social cuando se inició al crisis”. Y apunta además que si las acusaciones y los cargos que se le imputan se confirman: “sería lamentable que alguien asi haya sido la imagen pública de una clase empresarial. Sobre todo porque yo sé que hay muchos empresarios que trabajan seriamente y buscan el acuerdo con los trabajadores y sindicatos por el bien de toda la economía de este país”.

El corresponsal cree que la detención de Diaz Ferran es probable que no tenga excesivo impacto en el extranjero en un primer momento, pero añade: “a medio plazo, sobre todo si hay juicio, provocará interés y afectará al mundo empresarial. Y luego lamentablemente como fuera hay gente convencida de que España ha vivido por encima de sus posibilidades y el Sur está robando al Norte, lo que ha pasado con alguien con tanto nombre como Diaz Ferran puede de alguna manera reforzar esas opiniones”.

Wandler señala también que la detención del ex presidente de la CEOE se debe a la justicia no al gobierno: “La Justicia debería ser independiente y creo que en España cada vez lo es más porque la corrupcion, por un lado, y el malestar de la gente, por otro, han llegado a tal nivel que ya no sirven las presiones a jueces y fiscales. Ellos también son funcionarios que han perdido sueldo, paga extra y la fe en esta clase política”.

Print Friendly, PDF & Email